Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 40% de las personas mayores de 50 años sufre obstrucciones del sistema lagrimal excretor

Un clínica privada jiennense aplica una técnica con láser que evita la cirugía

Un equipo de médicos especialistas en oftalmología y otorrinolaringología de la clínica privada Cristo Rey de Jaén presentó ayer una técnica que aplica en la corrección de las obstrucciones del sistema lagrimal excretor, una patología que afecta a casi el 40% de los mayores de 50 años. Esta dolencia se produce por la obstrucción del conducto nasolagrimal, que da lugar a la acumulación de lágrimas en los párpados. Si no se corrige, puede dar lugar a infecciones e incluso conducir a una tromboflebitis que puede afectar a la vida del paciente.

Las patologías del sistema lagrimal excretor se manifiestan principalmente en dos franjas de edad: en los recién nacidos, por falta de perforación de la vía, y en los adultos, por obstrucción del conducto nasolagrimal.

Estas dolencias suponen un 3% del total de las consultas en oftalmología. Aunque en un 80% de los casos se manifiesta a través del lagrimeo, también puede dar lugar a infecciones por acumulación de material mucoso y contaminación bacteriana secundaria.

El oftalmólogo Félix Alañón y los otorrinos Miguel Alañón y Asunción Martínez, junto con la médica Manuela Cárdenas, destacaron ayer que la técnica que aplican en la clínica jiennense permite la intervención sólo con gotas anestésicas. El coste de la operación es de unos 1.200 euros.

El láser lo han venido utilizando en los últimos cinco años para tratar a 120 pacientes de tres a 90 años. El éxito de estas intervenciones fue del 90%.

Según explicó el oftalmólogo Félix Alañón, la intervención se realiza mediante un control videoendoscópico directo, con una óptica iluminada de tres milímetros, que es el único método que permite ver en tiempo real y con una imagen de calidad la zona de la obstrucción. "El endoscopio nos proporciona un abordaje sencillo y eficaz de la vía lagrimal, donde el láser de alta precisión transmite su energía a través de las vías anatómicas naturales, mediante una fibra óptica de 400 micras de diámetro, a los tejidos afectados", explicó el médico, quien añadió que esta técnica minimiza el dolor y evita los riesgos de la inyección en tejidos perioculares y de la anestesia general.

Además, esta técnica médica, denominada dacriocistorrinostomía transcanalicular y endonasal con láser diodo, permite intervenir a cualquier persona, independientemente de su edad o de si sufre enfermedades asociadas, como alteraciones de la coagulación, cardiopatías o insuficiencia respiratoria.

Frente a los tratamientos quirúrgicos tradicionales con incisiones en piel del ángulo interno palpebral, con anestesia general y hospitalización de entre 24 y 48 horas, la intervención con láser se realiza en apenas 10 minutos y permite la recuperación inmediata de los pacientes. "La cirugía del cuerpo humano tiende a ser cada vez menos lesiva y para eso nos tenemos que valer de los avances tecnológicos", agregó el otorrino Miguel Alañón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 2004