Entrevista:JAVIER MUNIOZGUREN | Director de la Escuela de Ingenieros | ELECCIONES EN LA UPV

"Vendemos eficiencia y gestión acreditada"

La candidatura encabezada por Javier Muniozguren (Bilbao, 1953), ha centrado la campaña más en el cómo que en el qué. La labor realizada al frente de la poderosa Escuela de Ingenieros por Muniozguren y la participación de otros miembros de su equipo en la dirección de otros centros y de áreas del propio Rectorado de la UPV son, y así lo destaca él mismo, su principal aval y su bandera. "Contamos con una amplia y contrastada experiencia en la gestión de centros. Vendemos, por tanto, eficiencia y gestión acreditada que, trasladada al conjunto de la UPV, supondrá una mejor organización del día a día tanto en la docencia como en la investigación", subraya.

Quizá por esta razón, su programa, como él mismo define, es "escueto". Por ello, sus cuatro ejes de actuación son irrenunciables. "Apostamos, en primer lugar, por una mejora en la financiación ligada a una gestión eficaz; segundo, por una mejora decidida en la situación y en el futuro de los alumnos, tanto en su formación como en sus opciones de empleabilidad, mejora también del Personal de Administración y Servicios (PAS), en sus posibilidades de promoción y estabilidad, y de los profesores, en la adaptación a las nuevas figuras contractuales; tercero, por la continuidad en el proceso de euskaldunización, centrado más en la calidad que en la cantidad, y, por último, por un compromiso específico por la investigación básica, sin dejar de lado las demandas de nuestro entorno", resume.

Más información

Frente a la oferta de sus competidores, Muniozguren defiende su opción con el argumento de que su planteamiento es "más profesional y más alejado de otras consideraciones como el rifirrafe político o de grupos de poder" que el del resto. Esta creencia le hace pensar que con él al frente del Rectorado la brecha abierta entre la UPV y el departamento de Educación del Gobierno vasco desaparecerá. "No tengo ninguna duda de que esta relación en cualquier caso cambiará y me consta que el Gobierno vasco también lo desea", afirma.

La posibilidad de que su identificación con la Escuela de Ingenieros despierte recelos y le pueda restar votos no le preocupa lo más mínimo. "Ese temor, que tampoco creo que sea tan extendido, es infundado. Antes que ingenieros, somos profesionales y si soy rector, lo que me quedará será la profesionalidad", apunta. Muniozguren, que recalca el "espíritu deportivo" con el que afronta los comicios, no tiene ninguna duda sobre lo que hará si no sale elegido. "Volveré a mi despacho, revisaré mi correo y volveré a trabajar igual que antes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50