Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren cuatro guardias civiles tras estrellarse su helicóptero en Asturias

Los fallecidos vigilaban los montes en la zona limítrofe con Galicia

Cuatro guardias civiles murieron en la tarde de ayer en Asturias en un siniestro aéreo tras estrellarse el helicóptero en el que realizaban una misión de vigilancia de montes. Los fallecidos son un teniente y un sargento destinados en Oviedo, que tripulaban el aparato, y un cabo y un agente del Servicio de Protección de La Naturaleza del instituto armado (Seprona), adscritos al puesto del cuerpo en Vegadeo, en el occidente de Asturias. Las víctimas son el teniente Guillermo Antúñez Mellado, nacido en Sevilla; el sargento Ángel Macías Álvarez, de León; el cabo Santiago Fuente Galloso, de Barcelona; y el agente Diego Barreiro Chousa, de Lugo. Macías era el único casado.

El siniestro se produjo cerca de Solmayor, en el municipio de San Tirso de Abres, en el extremo suroccidental del Principado, en el límite con Galicia. Según testigos del accidente, la aeronave colisionó hacia las 18.30 con unos cables de alta tensión de transporte de energía eléctrica y posteriormente se estrelló en un monte cercano. Otro vecino de la zona relató que el aparato volaba "muy bajo, a pocos metros de altura" y que después de perderlo de vista oyó una explosión. Supuestamente los fallecidos realizaron un recorrido sobre el río Eo. El domingo próximo se abre la temporada de pesca.

A consecuencia del impacto, se declaró un gran incendio que dificultó el rescate de los cadáveres. Para sofocarlo acudieron un helicóptero del Principado, otro con base en Galicia y bomberos del servicio de urgencias 112 Asturias.

El helicóptero siniestrado tenía su base en el aeródromo de Llanera, próximo a Oviedo. Éste es el cuarto accidente aéreo que se registra en el Principado en los últimos 17 años, en los que han fallecido un total de 19 personas. En 1987 perecieron los siete ocupantes de un helicóptero de la policía autónoma vasca; en 1989, los cinco viajeros de una avioneta civil; y en 1999, tres militares a bordo de un helicóptero del Ejército.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de marzo de 2004