ELECCIONES 2004

Esquerra prosigue su ascenso y se convierte en la cuarta fuerza del Congreso con 8 diputados

Carod pide a Zapatero que encabece una mayoría de gobierno con todas las izquierdas

Otra noche histórica para ERC. Los independentistas rompieron ayer todos los moldes y alcanzaron para su partido un éxito sin precedentes desde 1977. Pasaron de uno a ocho diputados en el Congreso, lo que les permitirá formar grupo parlamentario y les convierte en la cuarta fuerza de la Cámara. Aclamado por sus seguidores, Josep Lluís Carod Rovira manifestó la "decidida voluntad" de Esquerra de implicarse "en el cambio democrático necesario en el Estado español". En un ambiente de euforia, que acabó desbordando la contención en homenaje a las víctimas del atentado de Madrid, Carod presentó la victoria de las izquierdas como el triunfo de la "honestidad democrática" frente a "la manipulación, la mentira y el terror".

Puigcercós: "Echaremos atrás las políticas regresivas en enseñanza y el trasvase del Ebro"
Carod: "Vaya nuestra solidaridad y fraternidad republicana a todos los españoles demócratas"

Más información

Carod recurrió a una canción de Joaquín Sabina para expresar la solidaridad de su partido con el pueblo de Madrid. "Queremos dedicar esta victoria", dijo, "a los que están Allá donde se juntan los caminos, donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, pongamos que hablo de Madrid".

Por primera vez desde 1977, los republicanos han conseguido mejores resultados en unas elecciones legislativas que en las autonómicas. Han pasado de 190.000 votos en las legislativas de 2000 a más de 633.771 votos, con el 99,3% del escrutinio. Además, han logrado representación en las cuatro provincias catalanas: Cuatro diputados por Barcelona, dos por Girona, uno por Tarragona y uno por Lleida. En las pasadas autonómicas lograron 540.000 votos, que eran también en aquel momento un récord para ellos.

Más allá de la euforia del momento, el resultado de ayer sitúa de lleno a Esquerra en una situación completamente nueva para este partido: la expectativa de poder desempeñar un papel destacado en el escenario político español, en el que ha tenido una situación marginal desde 1977, cuando no ha sido, simplemente, extraparlamentaria. Y se suma esta situación a su condición de fuerza de gobierno en Cataluña.

Conocida ya la derrota del PP, Carod retó al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, gran ganador de las elecciones, a aprovechar "la oportunidad histórica de empezar una nueva etapa política junto con todas las izquierdas del Estado español".

Esquerra Republicana está dispuesta, dijo después, como había afirmado insistentemente durante la campaña electoral, a participar en la elaboración de "un nuevo marco de convivencia en derechos y deberes para todos los pueblos del Estado español". E invitó a Rodríguez Zapatero a convertirse "en el Adolfo Suárez de esta nueva transición". Esquerra, aseguró Carod, quiere "implicarse en esta nueva etapa, después de la nefasta experiencia de los gobiernos del PP".

Las palabras del dirigente republicano fueron interrumpidas varias veces por los gritos de los centenares de afiliados y simpatizantes del partido, que acudieron al hotel del Paralelo barcelonés donde se celebraba la noche electoral, a pesar de que la dirección del ERC no quiso organizar una fiesta a causa del duelo por Madrid. Pero eso no impidió que los asitentes aclamaran al secretario general de Esquerra al grito de "Carod president, Catalunya independent" y corearan el eslogan "independencia, independencia". El plebiscito que planteó Carod tras los ataques de PP por su entrevista con ETA, ha resultado un éxito para él. Ayer era día de euforia y Carod lo marcó desde el principio de su intervención, que no se produjo hasta cerca de las 23.00 horas, cuando los resultados eran ya casi definitivos y el PSOE se había proclamado vencedor. "Vaya desde aquí nuestra solidaridad y fraternidad republicana a todos los españoles demócratas", afirmó.

El júbilo de los republicanos se reforzó cuando comprobaron que los 10 escaños de sus rivales de CiU, con los que mantienen una dura pugna por la primacía en el espacio nacionalista, no podrían sumar 176 escaños con el PSOE. Uno de los momentos de mayor entusiasmo de la noche se produjo cuando el número dos de la candidatura de ERC, Joan Puigcercós, afirmó que Esquerra iba a contribuir a "echar atrás las políticas regresivas" del PP en materia de enseñanza, de bienestar social y, en particular, el Plan Hidrológico Nacional (PHN) y el trasvase del Ebro.

Los republicanos no dudaron en afirmar que las urnas han pasado factura al Gobierno de Aznar "por ocultar la verdad, sublimar la mentira y esconder información" sobre el atentado del jueves en Madrid. Pero no sólo por esto. El portavoz del partido, Joan Ridao, en la primera comparecencia de la noche, dijo que el Gobierno del PP se había comprometido a terminar en seis años con el problema del terrorismo y, en cambio, "se va con el atentado de Madrid a sus espaldas" como consecuencia de haber "participado en una guerra injusta" en Irak.

Los independentistas consideraron también el resultado de ayer como la superación de la "reválida" del Gobierno catalán, presidido por Pasqual Maragall y formado por los tres partidos de la izquierda. El Ejecutivo de la Generalitat "ha demostrado tener una salud de hierro", dijo Ridao, "porque los tres partidos que lo componen han salido reforzados de las urnas".

Más todavía. Uno de los datos más valorados por Esquerra anoche era que la suma de escaños en el Congreso de los Diputados de los tres partidos que forman el Gobierno catalán -el PSC, ERC e IniciativaVerds- han pasado de 19 a 31 diputados, y este incremento se ha producido, señaló Carod, al mismo tiempo que crecía la suma de diputados de ERC y CiU, que era de 16 en la pasada legislatura y será de 18 en la que ahora comienza. Eso significa, concluyó Carod, que con los resultados de ayer, Cataluña "es a la vez más de izquierdas y más catalanista" y que el crecimiento del independentismo no se produce sólo debido a CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de marzo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50