Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

Ah, mañana toca democracia

Se olvidaba el rito electoral: cuando la vida se pone seria, la farsa se debilita. ¿Por qué callaron los candidatos después de la tragedia? Pensé que era el momento de Zapatero: de decir a Aznar, y al segundón, que a esto nos ha llevado su guerra. Que no se va a bombardear a los indefensos, porque pueden vengarse. Son bestiales: nos bombardean sin pensar en la inocencia ni en la identidad de los asesinados. ¿Lo pensamos nosotros? Su comunicado dice que antes hemos bombardeado -los "cruzados"- sus mujeres, sus hijos, sus casas. No hay mayor terrorismo que la guerra. Bueno, estalló nuestro trozo de Madrid, y muchos sabían que no era por ETA. Lo dijo Otegi: y Acebes le llamó "miserable". Había de ser ETA, porque de esa manera, por la bola de Carod Rovira que golpea la bola de Maragall que se junta con ZP, podían culpar a los socialistas. Podía haber dicho ZP que si hubiese sido ETA, la política de Aznar no ha conducido a su extinción, sino a la ofuscación de los vascos. No, no lo hubiera podido decir. No se atreve. Así, esos dos optaron por callarse.

Y mientras, Aznar convocó las manifestaciones de ayer a las siete. No pudo decir "contra ETA"; colocó en su tríade de motivos, junto al terrorismo y a las víctimas, la Constitución. Es uno de sus zulos. ¿Y por qué iba a ir yo, que estoy con todas las víctimas, contra todos los terrorismos, si no estoy a favor de la Constitución? ¿Qué mezclan? No sé en nombre de qué iba yo a estar con una Constitución de monarquía hereditaria, que es irracional; o de un Estado de Autonomías, cuando me parecen un error. Es un error todo lo que nos divida; no sólo porque recuerde la cuestión de "Proletarios de todos los países, uníos" -Manifiesto comunista, Marx-Engels-, sino porque todos somos personas, incluyendo a Aznar, a Bush, a Bin Laden, a Otegi y a los guerreros españolistas que se adelantaron al tomar sus plumas (o no: si lo mandan, se volverá a decir que la barbarie es de ETA). Cuando han muerto doscientas personas en un mal minuto: eran proletarios de todos los países. Bien, mañana se vota, después de todo. Con la campaña cortada por miedo. Supongo que se votará contra la guerra. La palabra terrorismo, ahora, es un sinónimo de guerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de marzo de 2004