MATANZA EN MADRID | La investigación policial

La furgoneta con una grabación en árabe fue utilizada para transportar las bombas

La furgoneta localizada el jueves por la mañana en Alcalá de Henares con una cinta con versos coránicos, principal pista que apunta a la supuesta implicación de Al Qaeda, fue utilizada pocas horas antes para la comisión de la cadena de atentados en Madrid, con un saldo provisional de 199 muertos y 1.463 heridos.

El vehículo llevaba en su interior siete detonadores y restos de explosivo de la misma marca y modelo de los que había en una bolsa de deportes que fue hallada en uno de los trenes y desactivada en la madrugada de ayer.

El explosivo es dinamita convencional gelatinosa, con el nombre comercial de Goma 2 ECO, y los detonadores son de cobre del tipo Riodet S. Ambos son fabricados en España por Unión Española de Explosivos.

Los detonadores y el explosivo, de fabricación española, no son como los empleados por ETA en los últimos años
El vecino de Alcalá que avisó a la policía del vehículo sospechoso asegura que vio bajar a tres hombres "de aspecto eslavo"
Un supuesto portavoz de ETA asegura a 'Gara' y a la televisión vasca que la banda no tiene responsabilidad en la masacre

Más información

Ni el explosivo ni los detonadores son de los utilizados en los últimos años por ETA, que dispone de dinamita Titadyne (francesa) y detonadores fabricados en México (en colaboración con una firma de EE UU), según fuentes de la investigación.

La hipótesis oficial sigue siendo que la autoría es de ETA pero cada vez son más los agentes antiterroristas que se inclinan por el terrorismo islámico e, incluso, por una colaboración entre organizaciones de distinto origen.

Desmentido telefónico

La coincidencia de los detonadores fue admitida por la tarde por Ángel Acebes, quien, pese a ello, siguió privilegiando la tesis de la autoría de ETA, por encima de la de Al Qaeda. No obstante, admitió que "se abren nuevas vías de investigación". Ni los desmentidos telefónicos que un supuesto portavoz de ETA hizo, sobre las 18.00 horas, al diario Gara y a la radio televisión pública vasca (EITB) ni la insistencia de algunos mandos policiales, que se inclinan por el terrorismo islámico, le hicieron dudar públicamente de este planteamiento.

El supuesto portavoz de la banda terrorista declaró en euskera: "La organización ETA quiere hacer saber que no tiene ninguna responsabilidad en los atentados ocurridos ayer [por el jueves] en Madrid". Fuentes de EITB aseguraron que la voz del comunicante "era la misma" que la de uno de los miembros de ETA que, a través de un vídeo, anunciaron el pasado 18 de febrero una tregua parcial en Cataluña, aunque admitieron que no habían podido grabar la llamada.

La furgoneta en la que se transportaron los explosivos, de color blanco y marca Renault Kangoo, fue localizada en las proximidades de un colegio de Alcalá de Henares, tras la llamada de un vecino que dijo haber visto descender de ella a tres hombres que iban embozados cubriéndose el rostro. Otros testigos -incluida una persona que vio a un individuo dejar una mochila en el tren de Atocha- los definieron como "de aspecto eslavo".

La llamada avisando de la presencia de la furgoneta se produjo sobre las 11 de la mañana,tres horas después de los atentados. El vehículo fue precintado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y trasladado a la central en el barrio de Canillas, tras comprobar que había sido robado en Madrid el pasado 28 de febrero.

La furgoneta, a la que no se habían cambiado las matrículas, como suele hacer ETA, fue inspeccionada a fondo entre las 14.00 y las 16.00 horas por expertos en la recogida de huellas dactilares y en explosivos, según las fuentes policiales consultadas.

En el vehículo había camisetas de tirantes, tipo baloncesto, rojas y verdes, así como guantes, gorros de lana y jerseys, que están siendo sometidos a pruebas de ADN para intentar la identificación de sus ocupantes.

También en el interior de la furgoneta, en una bolsa oculta bajo el asiento del copiloto, se descubrieron siete detonadores con distinto grado de retardo y parte de un cartucho de Goma 2 Eco, recortado y semivacío, idéntico al que había dentro de una bolsa de deportes encontrada junto al tren atacado en la estación del Pozo del Tío Raimundo. Esta bolsa fue trasladada en un vehículo Z hasta la comisaría como parte de los enseres perdidos por los fallecidos y heridos y sin saber que contenía una bomba.

Según algunas fuentes, la bomba fue descubierta cuando sonó un móvil que había también dentro de la bolsa, aunque otras aseguran que se halló al revisar los bultos que se habían acumulado.

Teléfono móvil

El artefacto fue desactivado a las cinco de la madrugada de ayer, lo que ha permitido contar con nuevas evidencias para las pesquisas. La bomba estaba compuesta por 12,2 kilos de la citada dinamita gelatinosa, un kilo de metralla (tornillos y clavos) pegados al explosivo, dos detonadores de cobre y un teléfono móvil Motorola modelo Triumph.

La bomba estaba conectada a la alarma despertador del teléfono móvil y no al timbre de llamada. Este sistema de activación ha sido utilizado por grupos terroristas como ETA, el IRA y las FARC de Colombia, entre otros.

Según algunas fuentes, la bomba fue descubierta cuando sonó el móvil a las 19.40 (lo que indica que quien lo programó pudo confundirse con las 7.40 de la mañana, cuando explotaron las otras bombas), pero afortunadamente el mecanismo falló, lo que evitó una tragedia en la comisaría. El teléfono y su tarjeta se han convertido en elementos claves de la investigación. El artefacto fue finalmente desactivado a las cinco de la madrugada.

El ministro del Interior reconoció ayer tarde que los explosivos y los detonadores son de fabricación española. La Goma 2, maleable y con aspecto de plastilina, se fabrica en Páramo de Masa (Burgos) por Unión Española de Explosivos para demoliciones mineras, mientras que los detonadores los produce la misma empresa en su planta de Galdakao (Vizcaya). Estos elementos no se fabrican para almacenaje, sólo de encargo, y para empresas con licencias especiales. Los transportes también se hacen sobre pedido, con escolta de la Guardia Civil, que controla su uso y la devolución, en su caso, del sobrante, algo que, explican fuentes de dicho cuerpo, "rara vez ocurre".

Acebes aseguró que "es posible" que todos estos elementos "hayan sido comprados aquí", y agregó que "no hay constancia" de que en España se hayan producido robos en los últimos años ni en origen ni en los traslados. "Se está investigando si hubo un robo en destino, en una cantera o una mina, pero no sabemos dónde ni cuándo pudo ocurrir", precisó. El titular de Interior admitió que ETA ha usado últimamente dinamita Titadyne procedente del robo de ocho toneladas que perpetró en 1999 en un polvorín de Plevin (Francia), aunque la mayoría del explosivo fue recuperado.

"Pero anteriormente", matizó, "ha utilizado también Goma 2 de un tipo más antiguo", en concreto Goma 2 Eco, que ha caído en desuso. La empresa UEE exporta el 60% de su producción y tiene a Francia entre sus clientes.

Precedente en Baqueira

Para afianzar su tesis de la autoría de ETA, Acebes recordó el intento de la banda de colocar bombas en varios centros comerciales de Madrid en las Navidades de 2002. También mencionó la confesión de los dos detenidos el 29 de febrero último con 536 kilos de explosivo, que dijeron que intentaron colocar 13 mochilas bomba enterradas en las pistas de la estación de esquí de Baqueira Beret (Lleida).

Por ello, Acebes dijo que ETA "sigue siendo la principal línea de investigación". Añadió sus dudas "y las de otros servicios de inteligencia" sobre la veracidad de la supuesta reivindicación de la mantanza hecha por Al Qaeda a un diario londinense en árabe. "Hoy he hablado con el ministro del Interior británico [David Blunkett] y lo pone en duda, porque siempre que hay una acción espectacular hay quien lo reivindica en ese diario", explicó.

Sin embargo, las fuentes de los servicios antiterroristas consultadas siguen dudando de la autoría, e incluso apuntan que se está investigando la posible conexión entre varios grupos terroristas de distinto signo, una especie de internacional terrorista. "No sabemos ni quién planificó los atentados, ni cuándo ni cómo", precisaron estos medios.

La práctica totalidad de las fuentes consuladas de varios cuerpos trasmiten su "impresión" de que el atentado "no es obra de ETA". En cualquier caso, admiten que están "perdidos" y confían en que en breve cuadren las pistas que se están investigando.

La tesis de la participación de una costelación de grupos terroristas ha sido sugerida por algunos servicios de inteligencia extranjeros como el israelí, según las citadas fuentes. No obstante, explican que se trata de "indicios" no de pruebas y que lo único que sostiene esta teoría o la de terroristas islámicos es la cinta de cassete en árabe hallada en la furgoneta de Alcalá de Henares (propiedad de un ciudadano de Torrelodones) y la extrañeza que les produce el modus operandi de los terroristas y el explosivo utilizado. Esta teoría no ha sido confirmada oficialmente por Interior.

Información elaborada por Jorge A. Rodríguez, Francisco Mercado, José Yoldi y Jesús Duva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 13 de marzo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50