Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA QUEJA

Programas originales o ajenos

Daniel se compró en octubre un ordenador Packard Bell en una gran superfície. Un mes después tuvo que llamar al servicio técnico, vinieron, se lo llevaron, cambiaron el disco duro y se lo devolvieron. Todo en orden. Durante este febrero, Daniel ha tenido que llamar cuatro veces al servicio técnico.

"Mi ordenador se enciende y llega hasta la pantalla de inicio, muevo el cursor pero no pasa de ahí. Llamo de nuevo al servicio técnico y me dicen que la causa es un programa que crea conflicto y no me deja pasar de ahí. La solución del servicio técnico fue remasterizar el disco, con tres master CD que previamente, poco después de la primera reparación, me enviaron por correo, como sabiendo que los tendría que usar. Toda la operación la realizo con el técnico al teléfono, llamada que pagué yo", dice Daniel.

"¡3 veces en 7 días! Vuelta a remasterizar y el técnico me dice lo mismo, conflicto creado por un programa que he instalado. Me pregunto si una multinacional de la informática no tiene ningún programa o método para averiguar cuál es el dichoso programa, pues todo lo que tengo es original aunque parezca mentira", prosigue.

Desde Packard Bell puntualizan que "el ordenador del cliente sólo ha sufrido una avería, la primera que él menciona". Según el departamento de atención al cliente, los problemas posteriores no son averías, sino el resultado de la instalación de programas no susministrados con el ordenador. "Como se indica en las condiciones escritas de la garantía, no nos podemos responsabilizar de los efectos de programas ajenos a Packard Bell".

Según la empresa: "Como el cliente confirma en su carta, la restauración del sistema a la configuración original ha resuelto el problema, lo que demuestra que fue causado por elementos ajenos al equipo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2004