Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón reabre el sumario por el asesinato del militar Casanova

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón reabrió ayer el sumario por el asesinato del subteniente Francisco Casanova, ocurrido el 9 de agosto de 2000 en Berriozar (Navarra), que él mismo había sobreseído a petición del fiscal Pedro Rubira el 6 de marzo de 2001 por falta de autor conocido.

Lo incomprensible del caso es que los presuntos autores materiales del crimen fueron detenidos en marzo de 2002, confesaron, pero nadie se lo comunicó a Garzón. Mikel Ayensa y Alberto Viedma, integrantes del comando Ekaitza (Tormenta) de ETA, reconocieron ante la Guardia Civil que habían asesinado al portavoz de Unión del Pueblo Navarro en Pamplona, Tomás Caballero, en mayo de 1998, y al subteniente Casanova en agosto de 2000, e incluso les ocuparon la pistola con la que se habían cometido los crímenes.

El atestado pasó al juez Guillermo Ruiz Polanco, quien en octubre de 2002 procesó a Ayensa, Viedma y Francisco Ruiz Romero por el asesinato de Caballero. La Audiencia Nacional les condenó a 30 años a cada uno por asesinato en mayo de 2003.

Sin embargo, nadie se acordó del caso del subteniente Casanova. Ni la Guardia Civil, ni el fiscal Ignacio Gordillo, ni el juez Ruiz Polanco informaron a Garzón. Ahora, con dos años de retraso, el juez ha reabierto el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2004