_
_
_
_
Reportaje:ELECCIONES 2004

Un debate desigual

El Club de Encuentro de Valencia reúne a los candidatos Martínez Pujalte, Bru y Navarro

El Club de Encuentro Manuel Broseta de Valencia no consiguió ayer que los primeros espadas del PP y del PSOE acudieran a su llamada al debate. Los cabezas de lista por Valencia al Congreso de ambos partidos, Eduardo Zaplana y Carmen Alborch, respectivamente, excusaron su presencia. No así la candidata de EU-L'Entesa, Isaura Navarro, que, por tanto, pudo denunciar con todo derecho que sus dos rivales titulares le habían rehuido. En su lugar tuvo que debatir con Vicente Martínez Pujalte, candidato número cinco del PP, y Segundo Bru, primer aspirante de la lista socialista al Senado. El resultado fue un debate desigual entre una debutante sin mucha experiencia y dos veteranos con tablas y recursos. En el público, los partidarios de Bru y Navarro se hicieron notar, mientras los del candidato popular brillaron por su ausencia, excepción hecha de algún diputado autonómico. No en vano, no se trataba de Eduardo Zaplana.

El PP y el PSPV excusaron la presencia de sus 'primeros espadas'
Más información
Zaplana asegura a los pensionistas de Carcaixent que tiene fuerza y ganas para seguir en el Gobierno

Pujalte advirtió de que venía de otro debate electoral. Y se notó que había hecho el calentamiento: ofreció una retahíla de datos económicos para apoyar su tesis de que con el PP España ha mejorado. Bru avisó de que él no iba a hablar sólo de economía, sino también de política y sociedad, y dijo que iba a pedir explicaciones al PP, "que no quiere dar cuenta de su acción de gobierno" ni quiere "asumir sus actos", que han dado como resultado una España "dividida en el interior", con un sistema democrático "degradado", y han llevado al país a una situación de debilidad en el exterior -habló de "camorrismo gubernamental-. Frente a ellos, Isaura Navarro, que comenzó lamentando la ausencia de Zaplana y de Alborch, echó mano de la ironía. Y fue valiente a la hora de acusar al candidato popular de mentir, algo que Martínez Pujalte le recriminó con un paternalismo que la joven aspirante de EU-L'Entesa contrarrestó poco después cuando, tras un cruce de palabras entre sus dos contertulios, explicó al público: "Ésta es la consecuencia de dejar la política en manos de los hombres".

Navarro y Bru no hacían más que pedir explicaciones al candidato popular. Pero Martínez Pujalte no contestaba lo que sus rivales pretendían -"Deja de repetir cifras como un papagayo", le espetó Bru después de que aquél le acusara de actuar "como un telepredicador"- y no entraba al trapo cuando acusaban al PP de mentir sobre las armas de Irak, sobre el contrato de Julio Iglesias, o cuando dicen que ha bajado los impuestos. Al final, ante la falta de respuestas, un espectador ya entrado en años preguntó a la mesa: "¿Pero a Julio Iglesias le pagaron mil millones o no?"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_