Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2004

Zaplana pide que no se vote a quien no defiende intereses valencianos

El candidato Mariano Rajoy llena la plaza de toros de Valencia en una noche gélida

El mitin central del PP en la Comunidad Valenciana, celebrado anoche en la plaza de toros de Valencia, estuvo marcado por el intenso frío. Con el coso lleno y la actuación estelar del candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, el candidato por Valencia y ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, insistió en pedir la mayoría absoluta para el PP por razones de estabilidad y pidió que no se vote a quienes no defienden intereses valencianos.

"Queremos decidir sobre nuestro futuro y que no nos dirijan otros de otras tierras"

"Todo voto es útil y necesario, pero hoy más que nunca", explicó Zaplana a un auditorio que intentaba combatir el frío coreando eslóganes como "¡Vamos a ganar!". "Sí, pero con mayoría que hace mucha falta", interrumpió Eduardo Zaplana, que advirtió que el voto que no vaya al PP es un voto que potenciará a las minorías. "Hay que apostar por un futuro de estabilidad y con riesgo", prosiguió el ministro de Trabajo, que llegó a asegurar que hasta el propio Partido Socialista debería estar interesado en "que Mariano Rajoy sea el futuro presidente del Gobierno porque les ofrecerá diálogo".

"Queremos decidir sobre nuestro futuro y no que nos dirijan otros desde otras tierras que tienen otros intereses. Aquí sabemos que nos jugamos recursos básicos como el agua, las infraestructuras y nuestra propia identidad", argumentó el cabeza de lista del PP por Valencia. El ministro de Trabajo insistió en que "no son buenas las dependencias de los que han dicho que no al agua que necesita la Comunidad Valenciana y menos los que han dicho a ETA que mate en otros territorios, pero no en el suyo".

Eduardo Zaplana descalificó a los socialistas porque, a su entender, no tienen programa y sólo podría hacer un gobierno dividido.

En el turno de la palabra precedió al ministro y candidato el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que cubrió su tiempo con el argumento de la españolidad, la defensa del mensaje de centro del PP y la descalificación del candidato socialista, José Luis Rodríguez Zapatero.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, también se dirigió a la concurrencia en tono pedagógico y le hizo "tres reflexiones": estas elecciones son "esenciales para el futuro de España"; el PP "necesita la mayoría suficiente" y para ello confía en las mujeres; y Valencia y la Comunidad Valenciana necesitan que gane el PP en Madrid porque si no vendrán Pasqual Maragall y Josep Lluís Carod-Rovira a frenar el progreso de los valencianos.

"No nos podemos confiar, la confianza es nuestro peor enemigo", concluyó Rita Barberá.

De telonero ejerció el presidente provincial del PP de Valencia, Serafín Castellano, que se centró en los halagos a Aznar y a los candidatos; en la descalificación a los socialistas y en la manida frase de que Valencia será el "talismán" de Mariano Rajoy en estas elecciones.

En las graderías de la plaza de toros de Valencia, un público entumecido intentaba pasar la velada agitando las banderas blancas del PP, entre las que asomaban tres o cuatro banderas españolas y una gran senyera colgada tras el escenario.

El calor de la militancia -el único de la noche- consiguió que todos los oradores, a partir de Rita Barberá, diesen sobre el escenario un saltito o hiciesen un amago al grito de ¡Que bote...! Entre las consignas las consabidas de ¡Presidente!, ¡Agua para todos!, ¡Torero! y ¡Vamos a ganar!

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2004