Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe de sostenibilidad advierte de los efectos perjudiciales del turismo

El consumo de energías renovables cae un 16%

Un informe de sostenibilidad de la fundación EOI y el Observatorio Ambiental de Andalucía detecta un descenso del 16% en el consumo final de energías renovables y un aumento del uso de las fuentes más contaminantes. El informe revela que el sector turístico, entre 1996 y 2000, causó un incremento en el consumo de agua de un 127% y de un 132% en la generación de residuos sólidos, mientras que el Valor Añadido Bruto generado sólo aumentó un 29%, cuatro veces menos que los efectos perjudiciales.

El estudio de sostenibilidad, el segundo de sus características que se realiza en España, según sus autores, refleja que, mientras el consumo energético creció en Andalucía un 8% entre 2000 y 2002, la aportación de las de energías renovables bajó un 16%, frente al aumento de energías más contaminantes, como el carbón, que aumentó un 30%.

El consumo de energía final generada con gas natural y con petróleo aumentó un 12% y un 9%, respectivamente. Un análisis sectorial refleja que el mayor aumento de consumo energético se dio en los servicios un (11%), seguido de agricultura e industria, con alzas del 9%; transporte, con un incremento del 8%; y el sector residencial, con un 5% más.

El informe de sostenibilidad andaluz incluye también un indicador que pondera la opinión de 70 expertos. Éste refleja un avance de la "ecoeficiencia [relación entre la aportación económica de una actividad y su impacto ambiental]" en Andalucía desde el valor inicial de uno hasta el 1,035.

"Ha habido un ligero avance de la sostenibilidad en Andalucía; está en el camino del desarrollo sostenible, pero hay que reclamar un mayor esfuerzo a las administraciones, empresas y ciudadanos", dijo a Efe el director de este estudio, Fernando Martínez Salcedo.

Un capítulo especial merece el análisis de la expansión del sector turístico andaluz en este periodo, que ha sido muy intensa, como demuestra que el número de plazas hoteleras se haya incrementado en un 25% (tasa que sube al 51% en el segmento del turismo rural) o que el número de visitantes o de pernoctaciones haya crecido un 107% y un 88%, respectivamente.

Agresividad turística

El informe advierte de que el sector turístico andaluz es el que "con mayor rapidez está disminuyendo su nivel de ecoeficiencia" y el que "está haciendo mayor presión y daño en entorno natural, sobre todo, en el litoral".

Otro sector analizado en el informe que muestra una evolución ecológica preocupante es el del transporte de mercancías ya que, pese a no existir indicadores fiables sobre emisiones atmosféricas, el hecho de que la circulación de mercancías por carretera haya aumentado un 96%, mientras el de ferrocarril ha bajado un 44%, determina necesariamente un mayor impacto de la contaminación por consumo de combustibles.

El sector agrario muestra una razonable evolución en su eficiencia ecológica, pues el aumento de la producción final en un 114%, entre 1992 y 2002, sólo ha supuesto incrementos del 50% y del 10 % en el uso de productos fitosanitarios y de fertilizantes e, incluso, un ahorro del 4% en el consumo de agua.

Respecto a la industria, el informe de sostenibilidad destaca que ha emprendido medidas ecológicas acertadas, pese a ser tradicionalmente el más agresivo con el medio ambiente, pues absorbe el 37% del consumo energético final y genera la mayor parte de residuos y vertidos.

El estudio de la EOI y del Observatorio Ambiental de Andalucía resalta que, aunque la producción industrial andaluza aumentó un 3% entre 1994 y 2000, la generación declarada de residuos peligrosos disminuyó un 14% entre 2000 y 2001, por el uso de tecnologías ecológicamente más eficientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004