Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión aterriza en Sevilla sin el servicio de bomberos disponible

Trabajadores de Aena paralizan el aeropuerto durante dos horas

El comandante de un vuelo de Air Nostrum decidió ayer por la mañana aterrizar en el aeropuerto de San Pablo (Sevilla) cuando el servicio de extinción de incendios no estaba disponible. Desde la torre de control se le comunicó que un grupo de unos 150 trabajadores impedían la salida de los camiones de bomberos. Sin embargo, el piloto de la aeronave, en la que viajaban 50 personas, decidió tomar tierra.

Unos 150 trabajadores de Aena mantuvieron ayer inoperativo el aeropuerto de San Pablo en Sevilla durante dos horas. Los manifestantes impidieron desde las 7.30 hasta las 9.20 que los camiones de bomberos del aeropuerto pudieran salir. Seis aviones no despegaron a la hora prevista y otros tres no pudieron tomar tierra.

Sin embargo, una aeronave de Air Nostrum -del grupo Iberia- aterrizó a las 8.28. En el avión viajaban 50 pasajeros desde Bilbao.

Aena mantiene que la torre de control informó al piloto de que, en esos momentos, el servicio de extinción de incendios no estaba operativo. "A pesar de todo, el comandante decidió bajo su responsabilidad tomar tierra", según un portavoz de Aena. Esta misma fuente afirma que "Aena no tiene que pedir responsabilidades [al piloto], en todo caso, debe hacerlo Aviación Civil". Esta organización, dependiente del Ministerio de Fomento, no quiso confirmar ayer si se va tomar alguna medida.

Los sindicatos también piden a Iberia que emprenda acciones legales contra el piloto. Juan Manuel Alonso, el responsable de UGT en Aena, acusa al comandante de "negligencia" y de incurrir en una "grave irresponsabilidad" al haber tomado tierra sin que el servicio de extinción estuviera listo.

Alonso, además de ser representante de UGT, era uno de los siete bomberos que ayer no pudieron empezar a trabajar hasta las 9.30. Él y sus compañeros estaban de servicio porque no pueden participar en la huelga. Afirma que les fue imposible empezar a trabajar a las 7.30 porque no querían "pasar por encima" de los compañeros concentrados.

Sin embargo, Aena mantiene que los tres camiones del retén de San Pablo habían sido saboteados: "Les faltaban tres piezas". El mecánico que estaba de guardia ayer por la mañana, Miguel Falcón, lo niega, pero reconoce que los tres camiones tenían problemas de arranque.

Pese a estos conflictos, los tres sindicatos mayoritarios (UGT, CC OO y USO) alcanzaron ayer un acuerdo con la dirección de Aena sobre la externalización de algunos servicios. A falta de la ratificación por parte de las asambleas locales, los paros previstos en toda España para marzo y abril se han desconvocado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004