Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Facua augura una pérdida de consumidores de aceite en caso de una subida excesiva de los precios

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (Facua) alertó ayer sobre el riesgo de que los consumidores acudan a los llamados "bienes sustitutivos" en caso de una subida excesiva del precio del aceite de oliva virgen. El responsable de Facua en Jaén, Pedro Muñoz, recordó cómo en la campaña 1996-97 fueron muchos los consumidores que se desviaron hacia el aceite de girasol o de orujo coincidiendo con la escalada del precio del aceite de oliva virgen hasta las 700 pesetas. "El repunte de los precios tiene que ser moderado", dijo Muñoz, para quien la "llamada de atención" de los consumidores se hará a partir de los tres euros por litro de aceite.

La Facua demandó también una mayor promoción interior del aceite de oliva, en especial en zonas del norte de España. "Mientras el consumo a nivel mundial está creciendo, vemos que toda la promoción se está basando en el consumo exterior", manifestó el responsable de Facua en Jaén.

Los representantes de los consumidores aplaudieron el convenio firmado ayer en Jaén entre la Junta de Andalucía y la Asociación Provincial de Envasadores de Aceite de Jaén (Apeva) para el control del etiquetado con vistas a facilitar al consumidor mayor información. Cuestiones como la denominación del producto, lista de ingredientes, cantidad neta, el marcado de fechas, el lote o la identificación de la empresa responsable del producto son algunas de las que exige la nueva normativa sobre etiquetado.

El delegado del Gobierno andaluz en Jaén, Francisco Reyes, señaló que el convenio persigue también incidir en la calidad del producto. Además, Reyes destacó que Apeva se adhiera al sistema arbitral de consumo, para el que se ha creado una comisión de seguimiento, que actuará como un órgano de asesoramiento para las empresas.

Por su parte, Rafael Torres, presidente de la asociación de envasadores, que agrupa a 28 empresas de este sector, manifestó que la intención del convenio firmado ayer es acabar con la "picaresca" que han utilizado algunas firmas.

"Ahora, el consumidor va a saber exactamente lo que compra", indicó Torres, quien reconoció que, hasta ahora, el conocimiento de las etiquetas era algo reducido al sector oleícola.

Rafael Torres demandó también el apoyo de la Administración hacia las campañas de promoción del aceite de oliva en los mercados nacionales e internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004