Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:UN PAÍS DE CINE 2

La magia de 'El bosque animado'

Mañana, viernes, la colección de DVD de EL PAÍS presenta el filme de José Luis Cuerda

El tercer largometraje de José Luis Cuerda, El bosque animado, realizado en 1987, se basó en la novela homónima de Wenceslao Fernández Flórez, adaptada al cine por Rafael Azcona. El filme, que se podrá adquirir mañana, viernes, por 5,95 euros al comprar el diario, obtuvo cuatro premios Goya en 1988: a la mejor película, al mejor guión, al mejor vestuario (de Javier Artiñano) y el de mejor actor para Alfredo Landa.

Sobre un guión de Rafael Azcona, José Luis Cuerda puso en imágenes uno "de los filmes españoles más estimulantes y diferentes de los últimos años", según Pablo López en La Guía del Ocio. Aplaudida por la crítica, El bosque animado obtuvo además los premios Goya 1988 a la mejor película, al mejor guión, al mejor vestuario (de Javier Artiñano) y el de mejor actor para Alfredo Landa, que contra múltiples pronósticos no había logrado dicho premio en el Festival de San Sebastián, aunque la película sí obtuvo una mención de la crítica (OCIC). Más tarde, en el festival de Fantasporto, Cuerda fue considerado el mejor director.

Cuenta el propio José Luis Cuerda que se echó a temblar cuando el productor Eduardo Ducay le ofreció dirigir la adaptación cinematográfica de esta novela de Wenceslao Fernández Flórez, ya que en ella los animales y las plantas hablan entre sí como en una película de animación. Pero que respiró tranquilo al leer la adaptación que había hecho Rafael Azcona, ya que el guionista había suprimido tales fantasías. Según Juan Tébar, "ese aspecto hubiera servido más bien para un filme de dibujos; dicen que Walt Disney tuvo entre sus proyectos una adaptación de El bosque animado". La libre interpretación de la novela no alteró su sentido, como reconoció Pedro Crespo en Abc: "Fernández Flórez no ha sido traicionado. El jugoso libro original ha dado lugar a una tierna, irónica y divertida película. Cabe resaltarlo porque no es cosa que suceda todos los días, ni siquiera todas las temporadas".

"El jugoso libro original ha dado lugar a una tierna, irónica y divertida película"

Ángel Fernández-Santos coincidía desde este periódico: "La llave maestra de la facilidad con que se ve esta, sobre el papel, difícil película hay que buscarla en la perfección del guión. Su autor, Rafael Azcona, ha logrado una sola y sólida narración, ordenada con precisión y ligereza insuperables a partir del vasto y variadísimo conjunto de relatos que, con aromas de leyenda, trenza Fernández-Flórez entre las luces y las sombras del bosquecillo de Cecebre. Sólo un escritor de cine con extraordinaria capacidad para la síntesis puede hacer tal proeza. Pero hay bajo ésta otra proeza más profunda. Azcona ha sacrificado en su versión de El bosque animado las pronunciadas singularidades de su sentido del humor, que tienen características muy diferentes al de Wenceslao Fernández Flórez, para poner su propio ingenio al servicio del ingenio ajeno, lo que demuestra una vez más que la humildad es la primera herramienta de trabajo en los grandes de su oficio", y José Luis Cuerda, "con la tranquilidad que proporciona a un director tener en las manos un guión como el de El bosque animado, ha realizado un meritorio -y también humilde- ejercicio de traslación a la pantalla, sin caer en la tentación de poner en evidencia un estilo ostentoso o un sello de autoría. Su labor es buena, competente, y permitirá que la película alcance con buenas armas mucha audiencia".

José Luis Guarner, desde La Vanguardia, reconocía igualmente el talento de Cuerda que "conduce este delicado material con inteligencia y sensibilidad, sin caer en las trampas del llamado realismo poético. De la frágil fusión de melancolía, humor y aspereza a que aspira su trabajo es una buena muestra la divertida escena del entierro de la niña, cuyos asistentes abruman a la difunta con recados para sus deudos en el más allá... Es un momento extrañamente triste y optimista a la vez". Porque, como señaló Juan Tébar, "El bosque animado es casi un cuento pero trata de auténticas tragedias: el hambre, sobre todo, la soledad, el desamor, el miedo. Hasta la muerte puede vagar, incómoda, por un bosque donde se dan cita la risa y el escalofrío. Rodada en los paisajes verdes y nebulosos de una Galicia real, pero con aura de soñada, algunos actores de esa incontable cuadrilla de espléndidos intérpretes con que siempre ha contado el cine español dan lo mejor de sus medidas: destaquemos, por lo menos, a dos, Alfredo Landa y Miguel Ángel Rellán, el fantasma vagabundo y el bandolero vocacional, que proporcionan algunos de los mejores momentos de una película excelente".

El reparto es amplio. Como Cuerda le contó a Alberto Úbeda-Portugués, "un bosque es un microcosmos en el que se puede concentrar la vida por completo", con la suerte de contar con la presencia de Alejandra Grepi, "mujer muy guapa, con una voz característica, que hizo una gran Hermelinda; también estaba claro que Fernando Valverde iba a hacer estupendamente al cojo Geraldo. Fernando Rey encarnó al señor D'Abondo, y a las hermanas Roade dos de las actrices que más me han gustado siempre: Alicia Hermida y Amparo Baró. María Isbert, maravillosa. Encarna Paso, Manuel Alexandre, Miguel Ángel Rellán, las actrices gallegas (además, claro, de Alfredo Landa en el personaje principal)... Gente estupenda que hizo que todo estuviera vivo".

El reconocimiento del director se extiende igualmente al equipo técnico: "Javier Aguirresarobe hizo un trabajo excelente en la fotografía a pesar de la dificultad de los exteriores, donde siempre había una luz distinta a la que se necesitaba. La música de José Nieto es ejemplar. La decoración de Félix Murcia está muy bien, como el vestuario de Artiñano. Son elementos imprescindibles en la historia que queríamos contar", porque "El bosque animado es un conjunto de relatos o estancias, no una novela. Tiene historias preciosas, como la de los gatos, la de las truchas... Un poco a la manera oriental".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de febrero de 2004