El Instituto de la Mujer pedirá ayuda económica para las víctimas del maltrato

El Instituto Catalán de la Mujer pondrá en marcha un nuevo plan contra la violencia de género que impulsará que las víctimas puedan recibir una renta social básica. Marta Selva, directora del instituto, avanzó también que la voluntad del centro es que todas las mujeres maltratadas tengan acceso a algún tipo de vivienda "para frenar la situación de precariedad que se desencadena y garantizar su autonomía", y señaló que el instituto dará un fuerte impulso a la prevención y sensibilización sobre esta problemática "mediante una nueva lectura de esta realidad". Uno de los puntos clave para la mejora de la atención de las mujeres maltratadas es la comunicación eficaz entre los distintos departamentos que participan en la atención de las víctimas, como son Bienestar Social, Sanidad o Interior. "Todo el recorrido del circuito debe funcionar de forma coordinada para lograr la recuparación de las mujeres que han vivido una situación de violencia", advirtió Selva, para quien la magnitud de este problema "exige y pide a gritos que se articule una red institucional para ganar en eficacia".

La directora del instituto, acompañada del nuevo equipo de esta entidad de la Generalitat, explicó ayer los grandes ejes de trabajo del centro, que pasan por incidir en los ámbitos "políticos, técnicos y participativos". Las prioridades del instituto serán acabar con la violencia contra las mujeres, incrementar la presencia y la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida social, ofrecer una atención integral de sus necesidades, especialmente para evitar la feminización de la pobreza, y hacer efectiva la igualdad de oportunidades, entre otros aspectos. "Debemos acabar con la precariedad y las inestabilidad laboral, un problema que afecta especialmente a las mujeres", subrayó Selva.

Otra de las tareas que se ha propuesto el instituto para esta legislatura es la descentralización de su labor, de forma que las otras cuatro oficinas que tiene la entidad en Girona, Lleida, Tarragona y las tierras del Ebro puedan trabajar con mayor autonomía, y las usuarias se beneficien de su proximidad.

Selva explicó también que otro de los objetivos del instituto es reforzar el papel de la comisión interdepartamental que vela por el cumplimiento de los derechos de las mujeres , "y cuyos compromisos serán vinculantes". Por último, como la propia Generalitat debe ser "ejemplarizante", según Selva, el instituto promoverá la elección de cargos directivos de sexo femenino en el Gobierno catalán.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS