Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

El PSOE y el transfuguismo

Como ustedes bien saben, en Écija, Sevilla, el PSOE perdió las elecciones, pero gobierna porque un tránsfuga invistió al alcalde con su indispensable voto el 14 de junio, tras confesar en su intervención que hacía esto en contra de su partido, al cuál rechazó públicamente, y que no quería cargos de responsabilidad, y que pedía pasar a concejal no adscrito, esto es, ¡salió un alcalde del PSOE mediante un "tamayazo"!

El agradecido alcalde del PSOE, Juan Wic, no sólo aceptó este voto tránsfuga, sino que cuatro días después lo nombró delegado de Salud -gestionando nueve millones de euros-, y lo aceptó como concejal postizo en el Grupo Municipal Socialista, que pasó de siete en las urnas a ocho por arte de birlibirloque.

El 15 de enero se celebró un pleno antitransfuguismo a petición de la oposición, donde el gobierno del PSOE defendió públicamente a su tránsfuga y rechazaron públicamente apoyar el pacto antitransfuguismo que en 1998 firmaron todos los partidos; vergonzoso, Tamayo es malo y el de Écija es bueno.

El 20 de enero, estando ya vigente la Ley de Modernización de Corporaciones Locales, el tránsfuga solicitó pasar a concejal no adscrito y, tras ello, el alcalde, el equipo de gobierno y el tránsfuga se han reconocido como seguir siendo una sola entidad política, se mantiene al tránsfuga como concejal delegado de Salud como miembro del gobierno del PSOE, e incluso este, dijo en el Pleno ordinario del 29 de enero que el alcalde determinaría cuáles serían sus derechos económicos; o sea, que es receptivo a que el alcalde lo mantenga económicamente a costa del presupuesto público.

Por favor luchen contra esto, que ser tránsfuga en Écija a favor del PSOE, es tan malo como serlo en Madrid en contra, tanto más cuando se guarda tanto silencio, y nadie, nadie, nadie del PSOE ha hablado aún al respecto; nadie ha expulsado a los concejales del PSOE que han pactado con un tránsfuga -¿les suena Marbella?-; ¿queda vergüenza política en el PSOE? ¿se agotó con Tamayo y Marbella?.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004