Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Populares y socialistas se garantizan controlar la Vital otros cuatro años

La candidatura avalada por PP, PSE y UA obtiene 23 de los 43 representantes en liza

La Plataforma por la Pluralidad impulsada por populares, socialistas y UA ganó ayer con claridad las elecciones internas de la Caja Vital al conseguir 23 de los 43 consejeros que elegían los impositores, frente a los 15 de la lista respaldada por el PNV y EA y los cinco de la candidatura de ELA. Con esa victoria, los constitucionalistas se aseguran además la presidencia de la Vital para los próximos cuatro años, ya que tienen garantizados 58 de los 100 miembros de la Asamblea General. El PNV y EA, por segunda vez en la historia, quedan al margen de todos los órganos de la entidad. La gestión del actual presidente, Pascual Jover, tendrá continuidad en su vicepresidente, Gregorio Rojo.

Ya fuese por el viaje a París que sorteaban los nacionalistas, ya porque los impositores eran muy conscientes de lo que estaba en juego, el hecho es que la participación electoral subió hasta el 69,35%, un registro histórico en las elecciones de la caja. De los 734 compromisarios elegidos por sorteo que aceptaron su designación para participar en el proceso electoral, 509 se acercaron a la Plaza de los Fueros a votar y elegir entre las tres listas en liza: la Plataforma por la Pluralidad; Bertatik-Desde Aquí, la lista impulsada por PNV y EA, y la organizada por ELA. Los ciudadanos, algunos de ellos disfrazados por Carnaval, se sucedieron a un ritmo vertiginoso de casi un centenar por hora durante las cinco que duró el proceso, y con su afluencia hicieron que cada uno de los consejeros necesitase casi 12 papeletas para consolidar su puesto.

Cuando a las dos de la tarde el presidente de la comisión de control y máximo responsable del proceso electoral, Roberto San Ildefonso, desprecintó las dos urnas, la expectación era máxima. No sólo estaba en juego la mayoría de los representantes de los impositores, sino la capacidad para elegir la presidencia de la Caja. También había otras cuestiones pendientes. Una derrota nacionalista alejaría el fantasma de una eventual fusión forzada de las cajas vascas, al no estar las tres bajo el mismo paraguas político. Para los constitucionalistas, la votación podía servir como termómetro de que el mapa político alavés aún no ha sufrido los efectos del desgaste del poder.

La votación no deparó al final el vuelco en que confiaban los nacionalistas, que habían mostrado su confianza en obtener más de 28 representantes.

La asamblea de la Vital está formada por 100 consejeros. De ellos, ayer se elegían los 43 correspondientes a los impositores. Los 57 restantes se reparten así: veinte designados por las instituciones fundadoras de la entidad -Ayuntamiento de Vitoria y Diputación alavesa-, treinta por los ayuntamientos en que cuenta con sucursales, y siete en representación de los trabajadores.

Estos 57 aún no han sido elegidos -el proceso terminará el próximo 30 de marzo con la Asamblea Extraordinaria constituyente y de designación de los órganos de gobierno-, pero los constitucionalistas ya tienen garantizados los veinte de las instituciones fundadoras -las dos gobernadas por el Partido Popular, once de los treinta de los ayuntamientos -en función de sus equipos de gobierno- y cuatro de los siete que eligen los trabajadores -los correspondientes a Comisiones Obreras y los independientes-.

En total, son 58 consejeros que les garantizan la continuidad al frente de la entidad. Pascual Jover dejará el máximo cargo ejecutivo y los constitucionalistas pondrán a la cabeza del nuevo Consejo de Administración al actual vicepresidente primero, Gregorio Rojo. Feliz tras conocer el resultado, Rojo dijo que "la votación responde perfectamente a la realidad política de Álava con un 60% en favor del constitucionalismo".

La cabeza de lista de la plataforma ganadora era la actual vicepresidenta segunda, Teresa Crespo, y en la lista figuraban el atleta Martín Fiz o el capitán del Alavés, Pablo Gómez.

Si hace cuatro años la elección de Jover se decidió gracias a la abstención de los dos representantes de ELA, en esta ocasión la plataforma impulsada por el sindicato ha vuelto a perjudicar a los nacionalistas. Bertatik obtuvo ayer 15 miembros con el 33,59% de los votos, mientras que ELA lograba el 11,79% y cinco asientos.

Con 20 consejeros en manos nacionalistas y no fraccionados en dos plataformas, PNV y EA hubiesen afrontado la pugna del 30 de marzo con más esperanzas. El cabeza de lista de la candidatura nacionalista, el empresario José Luis López Iturritxa, reconoció que ELA les había "perjudicado, y hace cuatro años pasó lo mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 2004