Crítica:CLÁSICACrítica
i

Dúo excepcional de violín y piano

Seguimos con las violinistas, pues anteayer Ibermúsica nos dio oportunidad de aplaudir a la muniquesa Julia Fischer (1983) en dúo de sonatas con el pianista Volker Hiemeyer (Ulm, 1977) en un programa precioso: Bach, Beethoven, Schumann, Brahms y Debussy. Y lo primero a subrayar, por ser lo principal, es la perfecta solución de los dos músicos alemanes al problema que plantea siempre esa suerte de diálogo de contrarios como son el piano y el violín. Todo contribuyó a una identificación -en la intención y la conjunción- puesta al servicio de todos y cada uno de los autores, con tres obras del romanticismo preludiadas por un alto ejemplo del barroco y concluidas en el posimpresionismo del Debussy terminal superador de la sugerencia pictórica, poética y musical.

Ciclo de Ibermúsica. Serie Arriaga

J. Fischer y V. Hiemeyer, violín y piano. Obras de Bach, Beethoven, Schumann, Brahms y Debussy. Auditorio Nacional. Madrid, 18 de febrero.

Bravísimo intérprete el pianista Hiemayer, por su finura de touché y su virtuosismo ágil que llevó en volandas el mendelssohniano final (animado) de Schumann y puso en claro el genio beethoveniano en la Sonata en la menor, op. 23, tan cercana a La primavera en fecha y en espíritu, que Josef Szigeti pensaba que debían interpretarse juntas como modelo de unidad radical y, a la vez, de acusado contraste. En suma, una gran demostración de elevación e inventiva, la de esta suerte de pequeña-gran antología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50