Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXTRACTO DEL TEXTO DE CAROD TRAS SU REUNIÓN CON ETA | ETA IRRUMPE EN LA CAMPAÑA ELECTORAL

"ERC por la libertad nacional y la solidaridad entre los pueblos"

Extracto del texto difundido por Josep Lluís Carod el pasado 26 de enero tras conocerse su reunión con dirigentes de ETA en Francia.

"La voluntad soberana del pueblo de Cataluña ha convertido a ERC no sólo en fuerza decisiva de gobierno sino también en el referente principal de las aspiraciones nacionales catalanas. (...) En las elecciones al Congreso y al Senado españoles es donde hay la posibilidad de detener la estrategia involucionista, autoritaria y uniformizadora del PP, atrincherada en un nacionalismo español reaccionario, incompatible con la simple mención a la existencia de las naciones catalana, vasca y gallega. La pérdida de la mayoría absoluta por parte del PP se convierte en un objetivo prioritario y en un imperativo democrático. Sólo con una nueva mayoría plural, integrada por las izquierdas españolas y los partidos de las comunidades nacionales de la periferia del actual Estado español podrá abrirse un periodo constituyente para el reconocimiento real de las naciones catalana, vasca y gallega, así como para la regeneración y el fortalecimiento del sistema democrático en todo el Estado.

Desde ERC reivindicamos un marco de plenitud democrática de libertades, en el que junto a los derechos individuales y los derechos sociales figure también el derecho de los pueblos a la autodeterminación. (...)El reconocimiento del pueblo catalán como sujeto de derechos políticos no significa, sin embargo, que no sean posibles fórmulas de coexistencia en un sistema institucional compartido con los otros pueblos del Estado español y de la UE, siempre y cuando estas fórmulas hayan sido decididas libremente por el pueblo catalán.

1. Nos reafirmamos en la defensa del derecho democrático que tiene la nación catalana a decidir libremente su futuro, de acuerdo con el reconocimiento de su derecho a la autodeterminación. Este derecho forma parte de la tradición democrática nacional, y el Parlament de Catalunya ya reconoció explícitamente, en 1989, que el pueblo catalán no renunciaba a ello.

Solidaridad con Euskadi

2. Manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo vasco, consideramos positivas las iniciativas del Gobierno de Ibarretxe para mejorar su marco de autogobierno y rechazamos la ley de partidos y la ilegalización de formaciones políticas, así como toda forma de hostilidad y de fuerza que penalice el derecho legítimo a la diferencia. Respetamos las decisiones que puedan tomar las fuerzas políticas vascas y denunciamos las injerencias y coacciones del Gobierno español, que, lejos de resolver problemas alargan y agravan el enfrentamiento con las instituciones vascas.

3. Deseamos que el País Vasco encuentre vías de entendimiento para superar las violencias que condicionan negativamente el funcionamiento normal de las instituciones y la resolución de las reivindicaciones nacionales vascas por vías exclusivamente políticas, con la esperanza de que se llegue a un escenario irreversible de paz y libertad. Desde el respeto, la solidaridad y la voluntad de no injerencia, nos ponemos a disposición de los agentes políticos y sociales vascos, sin excepción, para contribuir, si es preciso, a hacer posible este horizonte de ausencia de violencia, que tiene que reconocer el derecho del pueblo vasco a la autodeterminación.

4. Nos dirigimos a los partidos españoles de izquierdas para que se impliquen en un proyecto de convivencia democrática para la diversidad de pueblos y culturas del Estado, igualitario en derechos y deberes para las distintas naciones que lo integran. Si la izquierda española quiere la complicidad y la colaboración de los partidos de las diferentes comunidades nacionales para poner fin a la mayoría absoluta del PP tiene que presentar, de manera coherente, un modelo de Estado claramente diferenciado del que sostiene el PP y alternativo. Este modelo debe basarse en el reconocimiento del carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüístico del Estado, junto a la defensa de la democracia y el progreso social.

5. Expresamos el derecho de la nación catalana a participar como pueblo en el proceso de construcción europea, con la esperanza de que la UE pueda disponer de una Constitución común, inspirada en los valores democráticos, en el reconocimiento de la diversidad nacional, cultural y lingüística y en el fin de las pretensiones hegemónicas de unos pueblos sobre otros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2004