Alcaldes de La Ribera piden un caudal ecológico para el Júcar y la paralización del trasvase al Vinalopó

Una veintena de alcaldes y concejales de La Ribera respondieron ayer, en una reunión en Cullera, a la campaña iniciada por la Plataforma Xúquer Viu -que aglutina a formaciones políticas, sindicatos y entidades cívicas y ecologistas- y exigieron la paralización de las obras del trasvase Júcar-Vinalopó, que consideran que acabará de agotar al río, y que se revise el plan de la cuenca para fijar un caudal ecológico para el curso bajo.

El alcalde de L'Alcúdia, el socialista Francesc Signes, reclamó la revisión de ese plan de cuenca, ya que los caudales calculados para su elaboración en 1997 han disminuido de forma considerable y las previsiones de ahorro con la modernización de la Acequia Real del Júcar, que deben cubrir la cesión al Vinalopó, "no son los previstos".

Signes incidió en que los excedentes del Júcar "no cubrirán los 80 hectómetros cúbicos previstos" para desviar anualmente por el trasvase al Vinalopó, a tenor de los datos de reservas de los últimos 19 años. Signes aseguró que "si no se mezclan las aguas del Ebro con las del Júcar, los números no salen". La Comisión Europea exigió que no se mezclen esas aguas como condición para financiar el trasvase. Los socialistas reconocen que el Vinalopó "necesita agua", pero se muestran partidiarios de "buscar nuevas soluciones", como desaladoras y el uso del canal Tajo-Segura. El secretario general del Bloc, Enric Morera, atribuyó el origen de los problemas del Júcar al "indigno" pacto entre el ex presidente del Consell Eduardo Zaplana y el socialista José Bono, presidente de Castilla-La Mancha, que concedió nuevos regadíos a los manchegos a cargo de las reservas del Júcar. Por su parte, el dirigente comarcal de la Unió de Llauradors, Camilo Sebastià, reclamó agua "barata y de calidad" para los agricultores, que no podrán asumir los precios previstos con el trasvase. Francisco Larroca, por la Fundación Nueva Cultura del Agua, criticó la "incoherencia" de los datos utilizados en el Plan Hidrológico y para argumentar el trasvase al Vinalopó. Desde EU-l'Entesa, el edil de L'Alcúdia Paco Sanz subrayó que la Comisión Europea un caudal ecológico como condición para financiar el trasvase al Vinalopó. "Si exige garantías es porque no existe el caudal mínimo", insistió Sanz.

El PP no asistió al acto. El presidente de los populares en La Ribera Alta y alcalde de Catadau, Rafael Pellicer, dijo ayer que se opone a la paralización de las obras y que "sólo será trasvasado el caudal que sobre". Desde La Ribera "no podemos ser insolidarios", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50