Cartas al director
i

Todo por la patria y al paro

Era teniente psicólogo de la escala de complemento de las Fuerzas Armadas, ahora soy parado. El 1-1-2004, el Ministerio de Defensa me envió al paro, después de más de doce años como militar, después de sentirme útil y necesario para esta empresa. Ahora paso por una situación amarga, y al igual que yo, próximamente cientos, miles que hasta esa fecha eran mis compañeros podrán comprobar "el sentir de la sinrazón".

El Gobierno del Partido Popular, el Ministerio de Defensa o, más concretamente, el subsecretario de Defensa (señor Víctor Torre de Silva y López de Letona), y algún alto mando militar, no han querido buscar una solución para evitar el perjuicio a tantas familias, una situación administrativa injustificada y deshonrosa para el Ministerio de Defensa, al desemplear a personas que una vez cualificadas, adoctrinadas, habiendo dejado toda su juventud y "todo por la patria", con edades comprendidas entre los 35 y 41 años, ven como premio las puertas del paro y sin finiquito, con una mano delante y otra detrás.

Todavía puedes escuchar a algunas personas que justifican el despido de tantos oficiales de complemento y militares de tropa y marinería profesional, aludiendo a que sabían lo que firmaban, sin reconocer claramente que tanto el Gobierno del Partido Popular como el Ministerio de Defensa han mantenido una postura inflexible, en la que sólo han querido aplicar un artículo de la Ley 17/99, por el que se firma contratos temporales, a pesar de no haber aplicado el resto de artículos que en buena medida beneficiaban a los trabajadores despedidos, como son: la posibilidad de acceso a militares de carrera o permanentes, formación especializada, que se tenga en cuenta el tiempo de servicio cumplido en el Ministerio de Defensa como mérito para concursos-oposiciones dentro de las administraciones públicas, etcétera.

Estas personas tienen que saber que cuando se firma un contrato de trabajo amparado en una ley, se firman también el acuerdo de respetar y desarrollar todos y cada uno de los artículos de esa ley, no solamente uno.

El Gobierno debería dar alguna explicación al respecto, más cuando normalmente intercede en episodios empresariales, para evitar el despido de cientos de personas o el cierre de empresas ¿Por qué no hace lo propio con su personal militar a los que ha despedido, a los que se irán, sabiendo que son miles de personas, miles de familias afectadas?

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de febrero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50