Reportaje:

Tejanos con valor añadido

Sáez Merino incrementa su inversión en I+D+i para defenderse de la competencia asiática

Pararse supone muchas veces retroceder. Y el Grupo Sáez Merino no parece dispuesto a lo primero ni a lo segundo. El fabricante de Lois o Cimarrón afronta la competencia asiática pisando el acelerador en inversión en I+D+i.

El sector textil está en una encrucijada. Los efectos de la competencia asiática se visualizan especialmente en esta actividad. Y la liberalización del comercio textil en 2005 se intuye como un tsunami de consecuencias cuanto menos preocupantes. Frente a este proceso, la diferenciación de producto aparece como una línea de trabajo. El grupo de textil y confección Sáez Merino, especializado en jeans, cree que para plantar cara a Asia hay que hacer un esfuerzo en diseño. Este año volverá a incrementar su inversión en I+D+i, tras destinar en 2003 cerca de 864.500 euros, un 31% más.

El grupo aumentó el año pasado un 31% su inversión para investigar productos y mercados, y este año seguirá en esa línea
Entre sus objetivos, la textil valenciana pretende que la facturación exterior pase de suponer el 53% de sus ventas al 80%

Más información

"Es la única manera con la que Europa puede hacer frente a la liberalización comercial", explica Álex Penadés, director de Marketing . En su caso, este esfuerzo persigue un mejor posicionamiento mediante productos más competitivos y la investigación de mercados. Sobre el primer objetivo, Penadés asegura que en cada campaña la mitad de la oferta son novedades. La firma empezó a andar este camino en los 80, con las primeras variaciones sobre el denim (vaquero) tradicional con el tejido stretch, mezcla de algodón y lycra. Ahora es uno de los fabricantes que tiene en el mercado tejidos antirrayos uva, térmicos, de fácil planchado o que repelen líquidos.

Sáez Merino, además, quiere que el 80% de su negocio venga de la exportación. El porcentaje es ahora del 53% y quiere entrar en mercados como Rusia o profundizar en otros como Reino Unido o EE UU. Para ello, buscará una mayor presencia de Cimarrón, que acumula el 76% de su exportación de tejanos, y ganar terreno con Caster y Caroche. Lois, su firmaemblemática, reina en el mercado doméstico, pero está condicionada fuera por la historia de la firma. Creada en 1952, a mediados de los 70 los hermanos Sáez Merino se separan y dividen los mercados exteriores. Una de las firmas cerró y su mercado quedó en manos de la británica Lois Trade Mark.

Japón es el principal mercado del grupo que dirige Vicente Sáez- Merino. Un mercado, puntualiza Penadés, que sigue creciendo y que influye en EE UU. La firma empezó a realizar hace cinco años operaciones "muy puntuales" en el mercado estadounidense, en el que tradicionalmente "han imperado los jeans de precios medios". La situación ha cambiado y ahora el consumidor, fundamentalmente urbano, busca un valor añadido y "demanda jean moda", productos "con nuevos patrones y acabados", añade Penadés. Sáez Merino dará varios pasos en este mercado.

El grupo trata con estas apuestas de mejorar sus resultados. Sáez Merino facturó 131 millones de euros en 2002, un 11% menos y ganó nueve millones, un 30,7% menos. Las previsiones de 2003, a falta de datos definitivos, apuntan a que se mantendrá la facturación de 2002. La firma tiene ocho centros de producción, todos en España, y emplea de media a 1.600 trabajadores. En la actualidad, estudia un pequeño reajuste de estructura que podría afectar al empleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de enero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50