Reportaje:

El mundo entero en Fitur

La Feria Internacional de Turismo ocupa este año los 10 pabellones del Parque Ferial Juan Carlos I

Todos a Fitur. A pasear por playas, montañas, volcanes, ciudades históricas, museos... lugares situados en los más recónditos y alejados rincones del mundo y de España, y en los más cercanos al lugar de residencia del visitante. Porque la 24ª edición de Fitur, Feria Internacional de Turismo, ha crecido y se extiende por los 10 pabellones de Ifema. Son 170 países y regiones distribuidos en una superficie total de 150.000 metros cuadrados.

Para orientarse hay planos a disposición de los visitantes, se puede adquirir el catálogo al precio de 16 euros, o acudir a los puestos de información, situados a la entrada de los pabellones. Pero, atención, hasta el viernes incluido sólo pueden entrar los profesionales. El fin de semana las puertas se abren al público, previo pago de una entrada de seis euros.

El fin de semana se celebra el Festival Folclórico de los Pueblos del Mundo
Más información
RECLAMOS PARA ATRAER EL TURISMO.
La comida de Madrid se llama 'sushi'

"Merece la pena, esto es precioso", dicen sonrientes Laura y Gema, de 22 años, tocadas con un sombrero de paja que les han regalado en la caseta de Fuerteventura. Viven en Madrid y quieren viajar este verano al Reino Unido o a Irlanda. "Nuestro objetivo era saber qué ofertas había para estudiar fuera este verano, pero mira como vamos ya", explican señalando las bolsas que acarrean. "Nos dan folletos y carteles, y son tan bonitos, que es imposible resistirse. La próxima vez traeremos un carrito", aseguran.

Los carritos forman parte del escenario de Ifema estos días. De la compra o más pequeños y discretos. "Es la mejor opción", explica una profesora de un colegio francés, que ha acudido a por información para entregarla a los alumnos. "Tengo que llevar folletos para 60 niños, sería imposible transportar tanto papel de otra forma", argumenta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los más reacios a salir de España deben dirigir sus pasos a los pabellones 3, 5, 7, 8, 9 y 10. Allí exponen las empresas nacionales. Dentro de su oferta destacan productos tan llamativos como recorrrer a caballo la ruta que siguió el Cid camino del destierro. También se puede recordar la labor que llevaban a cabo los gancheros cuando transportaban la madera por el río Tajo. No hace falta navegar sobre troncos, a los participantes se les facilita la aventura permitiendo que utilicen balsas. Otros paquetes combinan estancias en balnearios con senderismo, escalada, descenso de cañones, paseos con raquetas por la nieve... En fin, recorridos para todos los gustos.

La cultura forma parte activa del turismo y Fitur 2004 se ha empeñado en diversificar la oferta y atraer al turismo de calidad. Por este motivo, se da una especial importancia a acontecimientos culturales como el Año Xacobeo, el Fórum de las Culturas, el Año Dalí, la apertura del Museo Picasso en Málaga o la ampliación de los museos de Madrid. Badajoz presenta un programa que se desarrolla en el parador de Mérida para conocer la cultura romana. Se visita la localidad y como colofón, se recrea el almuerzo romano, con recetas preparadas según el recetario de Marco Gavius Apicus.

También hay turismo antiestrés en Soria. Los organizadores proponen buscar en el bosque setas, frutos secos, endrinas, espárragos silvestres, berros, plantas aromáticas, entre otros productos, siempre asesorados por profesionales. Después se elaboran y se degustan.

Los naturistas no podían faltar a esta cita. La Asociación para el Desarrollo del Naturismo de Madrid (ADN) ha instalado un jacuzzi en su caseta, para que sus asociados puedan tomar baños desnudos y de paso para llamar la atención sobre este tipo de turismo. "Es un estilo de vida", aseguran. Sortean una plaza en el primer crucero naturista de Europa. "Será del 14 al 21 de junio por aguas del Mediterráneo y ya tenemos 400 preinscripciones", afirman los organizadores.

No todo se queda en casa. El área internacional ha aumentado su superficie un 19,9% respecto al año pasado. Hay países que por primera vez tienen representación institucional como Benín, Costa de Marfil, Jamaica, Letonia y Malta.

El turismo une, o al menos hace que comunidades tan enfrentadas como la israelí y la palestina tengan sus casetas a unos metros. "Sí que viaja gente a Palestina. Por supuesto el miedo hace que muchas personas lo eviten como destino turístico, pero nosotros seguimos trabajando, porque no todo es lo que se ve en la televisión. Hay lugares menos conflictivos que se pueden visitar. Funciona mucho el boca a boca", aseguran en este puesto.

El colorido se apodera de la feria en los pabellones que acogen a los expositores de Hispanoamérica. En el de México bailarines vestidos con trajes regionales interpretan danzas aztecas para promocionar la Riviera Maya. En el de Nicaragua, la Ruta de los Volcanes espera al turista. Y en el de Perú hay degustaciones de productos y talleres artesanos, además de un espectáculo de cajón peruano, un instrumento musical típico.

En la caseta de Marruecos, la gente se arremolina alrededor de un artesano que realiza trabajos en madera. Además, por dos euros el visitante se puede llevar su nombre escrito en árabe. Si los pasos del visitante le conducen a Túnez, puede salir de allí con un tatuaje pintado en cuestión de minutos. En la caseta de Portugal varias personas participan en un concurso.

El fin de semana se celebra el Festival Folclórico de los Pueblos del Mundo en el auditorio sur, con actuaciones de ocho grupos de diferentes países.

Sobre la firma

Esther Sánchez

Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS