Sanofi lanza una OPA hostil sobre Aventis para crear la primera farmacéutica europea

El consejo del grupo franco-alemán rechaza la oferta, valorada en 47.800 millones de euros

Sin ninguna discusión ni negociación previas, la empresa farmacéutica francesa Sanofi-Synthélabo lanzó ayer una oferta contra su rival franco-alemán Aventis, casi tres veces más grande que aquélla, en un intento de absorberlo y constituir el número uno de la farmacia europea y el tercero en la jerarquía mundial del sector, detrás de Pzifer y de GlaxoSmithKline. En esta oferta se valora Aventis por 47.800 y se abona una prima del 15,2% sobre su precio en Bolsa. Sorprendida por la ausencia de negociación, la dirección de Aventis rechazó categóricamente una "oferta no solicitada".

Más información

En los términos anunciados ayer, Sanofi-Synthélabo valora a su rival Aventis en 47.800 millones de euros, un precio considerado muy bajo por la dirección de este grupo. Aventis supone que sus accionistas (muy variados, como se aprecia en el gráfico) no tendrán interés en vender, como tampoco los trabajadores, en una operación hostil, por más que dentro del grupo actual haya planes de reestructuración en marcha. Muchos analistas estiman que Aventis calentará la "subasta" o buscará otros inversores -"un caballero

blanco"- para fortificarse frente al ataque de su competidora.

En todo caso, el regreso espectacular de las OPA al mercado ha sido interpretado como un signo de recuperación económica después de un ciclo de tres años de vacas flacas que ha erosionado el precio de muchas acciones. Esto puede implicar apetencias extranjeras sobre las empresas francesas, como demostró la absorción de Pechiney por la canadiense Alcan.

Con un golpe de audacia, la dirección de Sanofi se anticipa para ganar tamaño, aprovechándose de que Aventis no ha terminado de digerir la boda, de la que nació ella misma en 1999, entre el francés Rhône-Poulenc y el alemán Hoechst, y cuya capitalización no es mucho mayor que la de la empresa que pretende absorberlo, pese a que ésta vende menos que aquél.

'Caballero blanco'

Fuentes de Aventis resaltan la presencia de sus accionistas norteamericanos (21,5% del total) como un dato destinado a difundir el mensaje de que todo es posible. Medios franceses apuntan al grupo Glaxo como el caballero blanco capaz de ayudar a Aventis en el campo de batalla, sin que ninguno de los dos haya dicho nada oficialmente.

Si la operación de Sanofi terminara con éxito, el nuevo conjunto no sólo sería el tercero del mundo en el sector de la farmacia, sino el primero de Europa. Ésta es la dimensión resaltada por fuentes gubernamentales francesas, que destacan la importancia de disponer de un grupo "bien anclado en Europa".

El Gobierno de París estaba al tanto de los preparativos y el presidente de la República, Jacques Chirac, "por supuesto estaba informado" de ella, según un portavoz de la UMP, el partido en el poder. El mismo portavoz matizó que el hecho de que el presidente de la República haya sido informado no significa un impulso político directo, "como se hacía en el pasado". El presidente de Sanofi-Synthélabo es Jean-François Dehecq, a quien se considera perfectamente relacionado con Chirac.

Asociarse no es una idea nueva para las dos empresas afectadas. En 2001 hubo conversaciones para ello que no condujeron a buen puerto, principalmente por el desacuerdo del grupo de cosmética L'Oréal, accionista significativo de Sanofi-Synthélabo. Sin embargo, esa oposición quedó vencida en la reunión celebrada el domingo por la noche por el consejo de administración de Sanofi-Synthélabo, que aprobó la oferta a Aventis por unanimidad. "Lo que proponemos es crear un grupo capaz de afrontar el futuro con un modelo perenne", dijo el presidente de Sanofi-Synthélabo.

La parte principal de la oferta consiste en 5 de sus acciones y 69 euros en efectivo por cada 6 acciones de Aventis. También ofrece una parte complementaria, que consiste en 35 acciones de Sanofi por 34 de Aventis, o bien el pago de esa parte en efectivo. Con arreglo al valor medio de las acciones de Aventis entre el 21 de diciembre y el 21 de enero, la OPA de Sanofi valora sus títulos en 60,43 euros, lo que supone una prima del 15,2%.

Para financiar la operación, el grupo afirma haber obtenido una línea de crédito de 12.000 millones de euros el domingo pasado. Ayer, la acción de Aventis cerró en la Bolsa de Francfort con una subida del 2,11%, aunque durante la sesión llegó a ganar más del 5%. Sin embargo, Sanofi-Synthélabo terminó su negociación en la Bolsa de París con un descenso del 5,63%.

Pacto de accionistas

Otro motivo de la oferta es que el pacto de los accionistas de Sanofi-Synthélabo expira a finales de este año, con el riesgo de que la empresa pudiera ser apetitosa para alguien aprovechándose de esa circunstancia.

La biografía profesional de su presidente, Jean-François Dehecq, puede explicar la audacia con la que se comporta. Fue ingeniero de la petrolera Elf-Aquitaine en los tiempos en que esta empresa dependía del Estado francés y más tarde se convirtió en el patrón de la filial de aquél para productos de salud, llamada Sanofi. Intentó fusionar esta última con un grupo norteamericano y la casa-madre de Elf se negó a financiarlo. Apadrinó la separación de Sanofi respecto de Elf y la fusionó con Synthélabo. Nunca ha ocultado su voluntad de crecimiento y la prueba es la oferta que revolucionó ayer a los mercados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de enero de 2004.

Lo más visto en...

Top 50