Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basilio Martín Patino presenta su antología cinematográfica

Se editan en formato DVD todas las películas, series, cortos y material inédito del realizador

Basilio Martín Patino (Salamanca, 1930) ha reunido toda su obra cinematográfica en formato DVD. "Mis mejores películas las he hecho cuando he sido libre y hoy la libertad es más fastidiosa que en la época terrible de Franco, años en los que al menos yo luchaba", reflexionó ayer este cineasta retirado de un oficio que ha amado y de una industria a la que nunca se ha sentido vinculado. "El cine español es hoy una losa que nos cohíbe y nos lleva por vericuetos que no son los nuestros", aseguró el realizador en el acto de presentación de la colección.

Las ocho películas, la serie sobre Andalucía que hizo para televisión, los cortometrajes de "cuando era un joven rebelde", así como material inédito y enriquecedores extras que ha incorporado su realizador a esta colección estarán a partir del mes de febrero a la venta. La iniciativa de Sueviafilms ha permitido a Martín Patino el reencuentro con su cine y la revisión de mucho material. Ha sido un trabajo meticuloso en el que el director ha puesto cariño y pasión. "Es el resumen de una vida, de una evolución, y estoy muy agradecido al cine, que me ha ofrecido bastante felicidad", aseguró ayer Patino en el acto de presentación de la colección, acompañado del periodista Javier Rioyo.

En esta visita cinematográfica a su pasado, el realizador se ha congratulado consigo mismo, ha visto momentos brillantes en algunas de sus obras y se ha vuelto a reír con otras. "Leyendo algunas de las cosas que han dicho de mí y de mi cine, y algunas críticas espléndidas, me he emocionado", añadió.

La colección, que se venderá por separado, título a título, incluye sus ocho largometrajes: Nuev

e cartas a Berta (1965), Canciones para después de una guerra (1971), Queridísimos verdugos (1973), Caudillo (1973), Los paraísos perdidos (1985), Madrid (1987), La seducción del caos (1991) y

Octavia (2002), la mayoría de ellos nunca editados en vídeo, maltratados por la distribución e inéditos en las pantallas de televisión. Los DVD de los largometrajes incluyen material especial, que varía de uno a otro, como los cortos Torerillos o El

noveno, fragmentos de Inquisición y libertad o Del amor y otras

soledades, largometraje del que presentó a la censura franquista un guión de 150 minutos que vio reducidos a 40 y que, aunque se estrenó comercialmente, el director incluye ahora sólo un fragmento. También se incluyen comentarios y críticas realizadas de cada una de las películas, acogidas con éxito y con premios en los más importantes festivales internacionales. La serie Andalucía, un siglo de fascinación

(seis capítulos), que hizo para la televisión andaluza entre 1991 y 1995, también se añade a la colección.

Martín Patino, que dice de sí mismo ser un tipo raro, inquieto, rebelde -"tengo derecho a ser así, no hago mal a nadie"-, confesó que su cine ha sido un juego frente y junto al espectador que él mismo ha elegido, sin ataduras y sin preocuparse por el mercado, algo que ahora es impensable. "Ha sido una lucha hermosa y estimulante, pero ahora estoy cansado", continuó el director, para quien la realidad cinematográfica en España es "humillante, amorfa, siempre esperando a que te llamen". "El único que hace un cine propio, inventado por él mismo, es Pedro Almodóvar, ejemplo de un cineasta que se ha saltado todas las reglas y normas para hacer lo que quería", añadió Patino. "Se hacen películas para mantener la industria de las palomitas, las patatas y las coca-colas", aseguró.

"Me he estado retirando siempre, y siempre he vuelto, pero ahora es definitivo. Si cambiaran las circunstancias, que lo dudo, mañana mismo me pondría de nuevo a jugar". "¿Y de qué voy a vivir ahora? No sé. Ya veremos, ¿verdad, Pilar?", dijo dirigiéndose a su mujer, sentada entre el público. "¡Si pudiera inventar algo a mi aire!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 2004