Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ LUIS MAZÓN COSTA | Abogado experto en derechos humanos

"La clave de esta decisión es el poder de la razón para abrirse paso"

José Luis Mazón Costa, de 44 años, es un abogado experto en derechos humanos cuyos principales éxitos fueron sendas condenas a España en el Tribunal de Estrasburgo, por violación del derecho a la vida privada, y en el Comité de Derechos Humanos de la ONU, por vulneración del derecho a la doble instancia penal. Ayer se mostraba satisfecho.

Pregunta. ¿En qué beneficia a los ciudadanos que se condene a 11 magistrados del Tribunal Constitucional (TC)?

Respuesta. En que los magistrados saben ya que no son inviolables, como pretendió en su defensa el abogado del Estado. Los recurrentes de amparo están hoy de fiesta porque habrá un antes y un después tras esta sentencia.

P. Usted tiene cierta inquina al TC por la elevada inadmisión de recursos de amparo. ¿Por qué responsabiliza a los magistrados de una situación que ellos atribuyen a exceso de trabajo?

R. Tengo inquina hacia la injusticia y la arbitrariedad. Soy defensor del buen TC, del inexistente. Sus atacantes están dentro, son los condenados y otros que les precedieron en igual política.No hay excusa de exceso de trabajo para abusos constantes..

P. ¿Cree usted que en la decisión del Supremo ha influido la tensión que viene manteniendo desde hace años con el TC?

R. Honestamente, no. Creo que la clave de esta decisión es el poder de la razón para abrirse paso y limpiar situaciones.

P. En un momento del pleito, usted y su colega Encarnación Martínez Segado presentaron su candidatura a letrados del TC. ¿Se habría acabado el asunto si les designan letrados?

R. No presentamos candidaturas. Sólo pedimos aplicación de la ley, que exige concurso-oposición para ser letrado del TC. No estábamos en venta. Somos incorruptibles, se lo crea o no.

P. Usted es conocido como "abogado de los casos imposibles". ¿Se cree un poco el Don Quijote de la justicia?

R. Don Quijote es un personaje admirable. Le sigo. Le añado pragmatismo para atacar con eficacia. Pero es un buen modelo.

P. ¿Cree previsible que los magistrados condenados acudan al Tribunal de Estrasburgo?

R. No es probable, pero siendo Javier Borrego, el antiguo abogado del Gobierno, el juez español, cabe que lo intenten.

P. ¿Era usted consciente de que su demanda podía costarle económicamente muy cara?

R. Sí, mi preocupación prosaica era cómo iba a pagar la condena en costas que me veía venir.

P. ¿Qué hará con los 5.500 euros, con los que no contaba?

R. No me pertenecen. Alguna víctima de la justicia se beneficiará de ellos financiando sus gastos, o tal vez otro abogado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 2004