Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sistani pide a Bush y Blair que respeten los intereses de Irak

Un ayudante del gran ayatolá Alí Sistani, el más respetado de los dirigentes chiíes en Irak, ha enviado una carta al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y al primer ministro británico, Tony Blair, en la que asegura que ambos tratan de minar las aspiraciones legítimas del pueblo iraquí y están dando prioridad a la campaña electoral en EE UU sobre los intereses de Irak. La misiva significa la escalada de un peldaño más en el pulso que mantiene Sistani con la coalición angloestadounidense. El líder religioso de los chiíes exige la celebración de elecciones generales previas al nombramiento de un nuevo Gobierno y al traspaso de poderes el próximo 1 de julio, mientras que estadounidenses y británicos aseguran que sólo es técnicamente posible la formación de un Parlamento designado.

Abdel Hakim al Safi añade en la carta que EE UU debería dejar a los iraquíes "elegir por sí mismos su organización política" y añade: "Lo único que queremos y perseguimos es que no se ignoren ni nuestros derechos ni los de los demás". Al Safi denuncia todo el "apresurado" traspaso de poder como una maniobra destinada a facilitar la reelección de Bush en las presidenciales del próximo noviembre. La carta fue entregada ayer a un representante de las tropas británicas en Basora.

Mientras, en Bagdad, un niño resultó muerto por la mañana cuando estalló un artefacto colocado por los insurgentes, según informaron portavoces militares de EE UU. El artefacto explotó cuando iba a ser examinado por artificieros estadounidenses que habían recibido la denuncia de la presencia de un bulto sospechoso en una céntrica calle de Bagdad. El niño curioseaba por la zona cuando fue alcanzado por la explosión. Otras dos bombas fueron localizadas en el Ministerio de Defensa iraquí, aunque no hicieron explosión. Los pacientes de un hospital cercano al edificio tuvieron que ser evacuados ante el peligro de que resultaran afectados en caso de deflagración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2004