Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez abre procedimiento al presidente del PP de Castellón y pide al fiscal que investigue

La querella presentada por el empresario Vicente Vilar es rechazada por defecto de forma

La juez Isabel Belinchón, del Juzgado número 1 de Nules, sobre la que recayó una querella presentada por el empresario Vicente Vilar contra el presidente de la Diputación y del PP de Castellón, Carlos Fabra, por supuestos delitos contra la salud pública y contra la propiedad industrial, ha decidido remitir la denuncia al fiscal para que investigue al considerar que hay indicios de delito y ha abierto otro procedimiento penal al considerar que de los hechos narrados se desprende la existencia de otros supuestos delitos que no habían sido denunciados.

Este segundo procedimiento ha sido enviado al decanato de los juzgados para su reparto. Las actuaciones de la juez, según indicaron ayer fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, se producen pese a su decisión de no admitir a trámite la querella presentada por el industrial Vicente Vilar por defecto de forma en la personación. La titular del Juzgado número 1 de Nules señala que las acusaciones formuladas, aunque no haya admitido a trámite la querella de Vilar, son perseguibles de oficio.

La otra querella del empresario contra Carlos Fabra por supuestos delitos de estafa, apropiación indebida y falsedad en documento mercantil, que recayó en el Juzgado número 3 de Nules, ha sido rechazada por la juez Inmaculada Gonell, al considerar que no existen indicios de que se hayan cometido los dos primeros delitos. Respecto al tercero, la juez apunta que, aunque hubiese delito, ya habría prescrito.

Vilar, que acusa a Fabra de haber cobrado por gestiones a favor de sus productos fitosanitarios, anunció ayer que recurrirá la decisión del juzgado de no admitir la querella y que corregirá los defectos de forma y se personará como parte en la investigación de los supuestos delitos apuntados por Isabel Belinchón.

La denuncia por supuestos delitos contra la salud pública y la propiedad industrial señala, entre otros querellados, a Montserrat Vives, ex esposa de Vicente Vilar, y a Amparo Fernández, esposa del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. Ambas son socias de la firma Artemis 2000, acusada de comercializar productos fitosanitarios ilegales.

"Espero que después de que se ha demostrado la relación de Carlos Fabra con la empresa, éste no sea tan cobarde de que recaigan sobre su mujer todas las acusaciones", afirmó ayer Vilar.

El Consell de la Generalitat Valenciana, a través de su portavoz, el consejero Alejandro Font de Mora, volvió a reiterar "todo su respaldo y apoyo" a Fabra y arremetió contra Vilar y el partido socialista. El secretario general del PP de Castellón y consejero de Justicia, Víctor Campos, mostró la satisfacción de todo el partido por la inadmisión de las querellas contra Fabra. "Se ha demostrado que el único objetivo de la actuación pública de Fabra siempre ha sido conseguir proyectos, servicios y futuro para Castellón, con absoluta normalidad y sin tener nada que ocultar", dijo Campos, que reiteró su alegría por las "personas que hemos defendido a Fabra y sufrido terribles críticas por ello, como el presidente de la Generalitat, Francisco Camps".

La portavoz del PSOE, Carme Chacón, mostró su esperanza de que "nadie obstruya a la justicia" en la investigación ordenada por la juez de Nules.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2004