Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Consumo navideño

En las fiestas navideñas, el comercio y los medios de comunicación lanzan sobre los ciudadanos la ofensiva de repetir mensajes de consumo. A nuestras obligaciones de ser felices, bondadosos, solidarios, entrañablemente familiares, alegres y divertidos, se une la más sagrada de todas, la de comprar.

La lista de compras navideñas resulta cada año más exhaustiva. A la vez que la lista de compras se alarga, asistimos a una curiosa anticipación de las navidades.

La propuesta de Consumo Responsable de Granada es escapar de la corriente consumista que las empresas y los publicistas nos imponen. Se trataría de simplificar nuestras vidas, aprender a ganar tiempo libre y disfrutar de las cosas que nos rodean y no cuestan dinero: familia, amigos, naturaleza, siesta. Se trata crear un modelo de felicidad no basado en el consumo.

Nos proponen, entre otras cosas: "Reduce, compra lo que realmente necesites o necesiten, no lo superfluo. Hazlo como una opción ética y ecológica. Escoge productos éticos y de Comercio Justo. Conoce a las empresas que te venden. Evita bolsas y exceso de empacado. Procura comprar productos locales y comprar en mercados tradicionales. Olvida las marcas. Reutiliza. Repara en lugar de tirar. Utiliza productos que se usen largo tiempo, no el de usar y tirar. A la hora de comprar juguetes para los niños asegúrate que no han sido fabricados por otros niños. La construcción de los juguetes propios ayudan en el desarrollo de la imaginación y habilidad de los niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2004