Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Decimoctava jornada de Liga

Rüstü continúa su calvario

Rijkaard apuesta por el portero turco, éste falla de nuevo y el Racing golea a un Barça con Iniesta y Sergio García de titulares - Osasuna empata en San Mamés y sigue en puestos europeos - De la Peña y Tamudo alivian las penas del Espanyol - La Real respira tras ganar en Málaga - El Valencia vence al Villarreal en un partido

El Barça continúa en su línea experimental. Rijkaard, que ha jugado con y sin extremos, con defensas en el medio campo y con centrocampistas en la defensa, alineó en Santander a Iniesta y Sergio García, dos chicos de la casa que vienen avalados por sus excelentes actuaciones en el Mundial sub 20. En el estado de desánimo que preside la trayectoria del Barça, apostar por la cantera es lo más parecido a inyectar un poco de ilusión entre los aficionados. El problema es que continúan las derrotas.

Con un grave error de Rüstü se inició el calvario azulgrana en El Sardinero. El mismo día que Iniesta se presentaba en sociedad como titular, se abrieron preguntas sobre los motivos de la titularidad de Rüstü, portero turco que ocupa plaza de extracomunitario. Si se trata de hacer camino con los jóvenes, más lógico sería la presencia de Víctor Valdés en la portería.

Iniesta protagonizó buena parte del encuentro. Arrancó con pases sensacionales y con el necesario criterio para no buscar la genialidad en cada jugada. En eso no se parece a Iván de la Peña, su antecesor como gran esperanza azulgrana. Iniesta tiene todo para ser un gran jugador, menos un físico que ahora mismo se antoja un poco liviano. Sus condiciones futbolísticas no se discuten, aunque todavía no tenga definida su posición. Es un híbrido de medio centro y de media punta. Para lo primero le faltan centímetros; para lo segundo le tapa Ronaldinho. Así que Rijkaard decidió alinear el máximo talento posible con la menor atención posible por el dibujo. No hubo extremos en el Barça, pero el equipo jugó más que bien en la primera parte, hasta que en la segunda recibió el primer gol, que dejó mal a Rüstü otra vez. Falló frente al Celta y se equivocó ante el Racing, que adornó la victoria con un gran tanto de Regueiro y un cabezazo de Javi Guerrero.

La jornada mantiene al Madrid en cabeza, con números espectaculares. Su promedio de puntos recuerda al que obtuvo en la célebre temporada 89-90, la cima de la Quinta del Buitre. Sin embargo, hubo quejas de los aficionados por su deficiente partido con el Murcia. Las estrellas se dieron a la molicie y la gente se enfadó. Por detrás, el Deportivo consiguió la mejor de las victorias posibles: frente al vecino -el decepcionante Celta de la Liga-, en campo del rival y por goleada.

El Celta se complica la vida. Está en los puestos de descenso. Ocupa la plaza que deja vacante la Real después de su meritorio triunfo en Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 2004