Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de restos de un meteorito moviliza a bomberos y policías en varios pueblos de Castellón

Algunos vecinos alertaron al Centro de Emergencias tras la precipitación de objetos luminosos

El Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat hubo de poner en marcha ayer un dispositivo de búsqueda ante la alerta, realizada a través de varias llamadas, de la caída de objetos luminosos que resultaron ser los restos de un meteorito. Pese a que el despliegue de bomberos y Guardia Civil sólo se realizó en la provincia de Castellón, fueron varios los vecinos del área metropolitana de Valencia que dieron la misma voz de alarma. Según los testigos, el objeto se vio sobre las 15.45, parecía una gran bola de fuego con estela, mucho más grande que una estrella fugaz, y cayó al suelo a gran velocidad.

La primera llamada en la Comunidad Valenciana se recibió en el 112 desde el Puerto de Burriana. El aviso alertaba de la caída un objeto no identificado que, según señaló el comunicante, podría tratarse de una "bola de fuego" o una "avioneta con los motores ardiendo". Según indicó el vecino, el objeto habría caído en alguno de los pueblos limítrofes a Burriana, por el interior de la provincia.

El Centro de Coordinación pasó el aviso al Consorcio Provincial de Bomberos, desde el que se montó un dispositivo de búsqueda formado por miembros del propio consorcio, especialistas en rescate de montaña, patrullas de la Guardia Civil y medios sanitarios. Debido a la extensión del territorio de búsqueda se alertó también a las policías locales de Nules, La Vall d'Uixó, Betxí, Onda y Vilavella.

Sin embargo, la operación no dio ningún resultado y los equipos no lograron encontrar restos de ningún aparato ni residuos de piedra, ante la hipótesis de que se tratara de aerolitos o meteoritos, como finalmente confirmó el Observatorio Astronómico de Santiago de Compostela. La Guardia Civil, además, constató que durante el día no había habido ninguna denuncia de desaparición de avionetas, alas delta u otros aparatos de vuelo que explicasen esta situación. Así, abandonaron su búsqueda alrededor de las 20.00, según fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos.

En la provincia de Valencia, las alertas se recibieron desde la avenida del Cid, en la propia capital, la autovía Madrid-Valencia y localidades como El Palmar, aunque todas coincidieron en la hora en la que se produjo el fenómeno.

El Centro de Emergencias informó además, de que en provincias como Cuenca y Albacete también se habían recibido llamadas similares alertando de la caída de bolas de fuego del cielo. En este sentido, desde Emergencias se señaló que en la Comunidad Valenciana no se ha producido durante el día ningún incendio. Únicamente se produjo un conato en el municipio castellonense de Cabanes que, según fuentes del Centro de Emergencias, "no tuvo nada que ver con la caída de las "bolas de fuego". Asimismo, centros de emergencias de toda España recibieron llamadas que alertaban de que también se habían visto caer en distintos puntos de Madrid, León, Palencia y A Coruña objetos del cielo.

Tras la insistencia de los avisos recibidos en la Comunidad Valenciana, se activaron los servicios de emergencias, que no dieron constancia de daños de ningún tipo en la zona, y se entró en contacto con Aviación Civil, que descartó un accidente o la pérdida de un aparato.

Según la Red de Investigación sobre bólidos y meteoritos, que tiene entre sus miembros al astrofísico y profesor de la Universitat Jaume I, Josep Maria Trigo, existen infinidad de objetos que giran alrededor del sol y, debido al calentamiento de la luz solar o la propia colisión con otros cuerpos, producen partículas de polvo interplanetario que, si alcanzan la atmósfera, producen una columna de gas caliente e ionizado que emite suficiente luz como para ser observado desde grandes distancias. Esos rastros luminosos vistos desde la superficie terrestre se denominan meteoros o estrellas fugaces.

Por su parte, técnicos de la Dirección General de Interior de la Generalitat valenciana indicaron ayer que el origen de este fenómeno podrían ser estrellas fugaces, mientras que desde el Centro Meteorológico de Valencia apuntaron que el organismo de predicción carece de instrumentos para detectar este tipo de fenómenos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 2004