Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa española culmina 2003 con una recuperación del 28,17% y récord de negocio

Las bolsas europeas superan tres ejercicios seguidos de pérdidas y cierran en máximos

La Bolsa española termina este año con una subida del 28,17% en su principal índice, el Ibex 35, y retoma el camino de la recuperación después de tres ejercicios seguidos de pérdidas. La debilidad económica, la incertidumbre provocada por la invasión de Irak y el peligro de que algunas grandes economías pudieran entrar en un proceso de deflación fueron dando paso poco a poco a los primeros síntomas de recuperación económica y los inversores se agarraron a ellos con fuerza. La Bolsa española superará este año los 500.000 millones de euros de contratación, sólo en renta variable.

La bolsa ha iniciado en 2003 la recuperación después de tres años consecutivos de pérdidas. El Ibex 35 termina este complicado ejercicio con una subida del 28,17% que es una muestra de la confianza de los inversores en una recuperación económica más amplia. Una subida tal no sucedía desde 1998 y con ella marca el quinto mejor año desde la creación del índice.

Entre las grandes bolsas europeas destaca la de Francfort, que sube el 37,08%, seguida por París, que sube el 15,19% y Londres, que gana el 13,45%. La Bolsa de Nueva York gana el 25% en el año.

Para los inversores, la recuperación de la bolsa en los últimos nueve meses es casi un milagro, pues se ha producido en medio de una incertidumbre creciente que subió de tono en los primeros meses, con la amenaza de invasión de Irak y el temor a que las consecuencias de una guerra retrasaran la salida de la crisis.

Con algunos altibajos, la bolsa llegaba al 10 de marzo con un recorte del 7,74%. En sólo tres años, desde el 6 de marzo de 2000, la bolsa española había perdido el 56,54% y el ambiente no era el mejor para que el dinero volviera a este mercado, pues el tirón inmobiliario parecía agotar todos los recursos.

Una guerra en Irak más corta de lo previsto y los primeros indicadores de confianza en la recuperación de la economía comenzaron a mover las cotizaciones al alza, lo que animó a los inversores a tantear la renta variable en un proceso que se ha mantenido ya hasta el cierre. Desde el 10 de marzo hasta el cierre de ayer, el Ibex 35 ha subido el 38,92%.

La recuperación de las cotizaciones de las grandes empresas españolas contaba con la garantía de la vuelta a los beneficios, al compararse los datos de 2003 con los de un ejercicio en el que las dotaciones para cubrir el riesgo país y las depreciaciones de las divisas pusieron, en muchos casos, las cuentas de resultados en números rojos. Hasta el mes de septiembre, los beneficios de las 106 mayores empresas cotizadas en la Bolsa española crecieron el 200%, hasta alcanzar los 28.536 millones de euros. Los dividendos pagados por las empresas cotizadas sumaban 11.710 millones de euros hasta el mes de noviembre, un 35% más que el año anterior.

Al final del ejercicio, de las 34 empresas en activo en el Ibex 35, por baja de Dragados, sólo una registraba pérdidas, Inditex, que cae el 28,48%. De las grandes empresas, el mejor comportamiento corresponde al Santander Central Hispano, que sube el 43,58% tras bajar el 30,50% en 2002. BBVA, que sube el 20,07%, no cubre el 34,39% que perdió en 2002, al igual que Telefónica, que sube el 36,46% frente a unas pérdidas del 43,27% en el año pasado. Endesa y Repsol YPF equilibran un año con otro.

La contratación de la Bolsa española alcanzó en este año los 500.000 millones de euros, cifra récord tras el descenso de los dos años anteriores.

Junto con los beneficios y las expectativas empresariales, los inversores han prestado especial atención a los indicadores de tendencia en EE UU, a falta de datos positivos de la economía real. Durante muchos meses las posibilidades de recuperación que apuntaban estos índices han sido las que han mantenido el interés en los mercados de valores, hasta que los primeros indicadores de coyuntura han tomado el relevo.Los inversores europeos siguieron la estela de Wall Street, hasta que los primeros informes favorables sobre expectativas en la eurozona permitieron tomar en cuenta otras cuestiones.

La irregular evolución de los datos, sobre todo en Estados Unidos, ha supuesto así una fuente adicional de problemas, provocando esporádicas retiradas de beneficios que han servido para animar el proceso. Los escándalos financieros en EE UU también afectaron a la evolución de los mercados europeos, aunque sin llegar a provocar una crisis de confianza al no tener casos equivalentes en este lado del Atlántico, hasta que surgió el caso Parmalat.

Los primeros meses del año fueron los más titubeantes, con descensos en enero y marzo, para pasar después a una tacada de cinco meses consecutivos de subidas, sólo rota por el mes de septiembre, para retomar la tendencia alcista en los tres últimos meses del ejercicio.

Reclamaciones a la CNMV

En cuanto a la operativa del mercado, las reclamaciones de los inversores tienden a remitir, según informa la CNMV. En 2002 esta institución recibió un total de 1.094 reclamaciones de los inversores, con un descenso del 21% sobre el año anterior. Las entidades financieras continúan copando el mayor número de protestas, con el 89% del total, aunque más de la mitad de las reclamaciones se resolvieron con información, 113 demandas se resolvieron mediante acuerdo entre las partes y sólo en 70 casos el reclamante tenía razón.

En conjunto, 2003 supone la recuperación de una parte de la confianza, y del dinero, perdidos en el año 2000 con la quiebra de la Nueva Economía y el descalabro de los mercados de valores de todo el mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de diciembre de 2003