Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pescadores valoran la decisión de mantener el caladero del golfo de Cádiz

Los armadores dicen que la propuesta inicial de la UE suponía la desaparición del sector

El sector pesquero de las provincias de Cádiz y Huelva manifestó ayer su "satisfacción" por el acuerdo alcanzado el viernes por los ministros de pesca de la Unión Europea que garantiza las cuotas de capturas en el caladero del Golfo de Cádiz en 2004. Armadores y pescadores pusieron especial énfasis en la importancia de que Bruselas no reduzca los días de faena de la flota, las capturas de determinadas especies y, en especial, que no se establezca el área de veda prevista.

Los representantes de los 700 barcos, especialmente de Huelva y Cádiz, que faenan en el caladero del golfo andaluz se mostraron muy críticos con la propuesta inicial planteada por el comisario europeo de pesca, Franz Fischler, que conducía al sector, según denuncian, a "su irrevocable desaparición".

Los armadores y las cofradías de pescadores gaditanos y onubenses llevaban varias semanas presionando al ministro de Agricultura y Pesca español, Miguel Arias Cañete, para que no salieran adelante los planes de Fischler, que suponían un "brutal" recorte del 71% en las capturas de cigalas y merluzas, y de un 41% en la pesca del boquerón. "Esa reducción nos condenaba a desaparecer. Estábamos ante una atrocidad porque el comisario no tiene conocimiento alguno ni estudio biológico de este caladero para tomar estas decisiones y amenazar al sector de esa manera tan desconsiderada. Ha sido muy irresponsable", dijo ayer el presidente de los armadores de Barbate, Ramón Ribera.

Ribera mostró su alegría por el acuerdo de la UE que, a su juicio, deja el caladero del golfo de Cádiz "tal y como estaba". "Estamos satisfechos porque este próximo año dará lugar a que se hagan unos estudios que digan exactamente cómo está el caladero y, por tanto, habrá tiempo suficiente para tomar las medidas necesarias que garanticen el futuro del sector", dijo Ribera.

El armador lamentó que estos plazos de actuación no se aplicaran hace cuatro años, cuando no se renovó el acuerdo pesquero con Marruecos, un hecho que sumió en una profunda depresión económica al municipio de Barbate, cuya población dependía en un 70%, directa o indirectamente, de la pesca. "Así se debía haber hecho con ese plan de reconversión de la flota de Marruecos, que es un plan que, como todo el mundo conoce, no tenía contenido alguno y a lo único que daba lugar es a la recolocación de los barcos en los caladeros nacionales".

Como estaba

En parecidos términos se pronunció su homólogo de la Asociación de Armadores de Isla Cristina (Huelva), Sebastián Carillo, quien sostuvo que el acuerdo "beneficia a España y el caladero del golfo de Cádiz se queda prácticamente como estaba".

Ambos armadores cuestionaron la "falta de sensibilidad" de Fischler y coincidieron en la necesidad de aprovechar 2004 para encargar estudios científicos sobre la evolución y conservación del caladero gaditano. "Se demuestra que el comisario europeo no tenía base científica alguna para ejecutar sus planes. Por tanto, tenemos que valorar que podamos llegar al año siguiente con el principio y con el intento de llegar a un acuerdo para que toda la flota que está operando tenga futuro. Sin lugar a dudas, no se podía hablar de futuro si este señor estaba pretendiendo agotar el presente de inmediato", dijo.

Por otra parte, los armadores acogieron de buena manera la propuesta del consejero andaluz de Pesca, Paulino Plata, para establecer una parada biológica que proteja este caladero. Sobre esta posibilidad, Ribera recordó que los armadores gaditanos han estado aplicado paradas de forma voluntaria y sin remuneración desde 1988. "Es normal que se vuelva a retomar la iniciativa de darle un descanso programado a los caladeros", concluyó.

Sobre el acuerdo, Plata afirmó el viernes que "los andaluces están muy satisfechos con el acuerdo que se ha adoptado y que tiene una gran importancia porque es la primera vez que la Comisión modifica un reglamento atendiendo una propuesta, en este caso de la Junta de Andalucía". "No lo ha hecho nunca de ninguna comunidad autónoma, ni de ninguna región europea", dijo el consejero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2003