La Audiencia suspende a Ciprià Fluixà la ejecución de la sentencia

La Audiencia Provincial de Valencia ha suspendido la ejecución de las penas impuestas por el Tribunal Supremo al alcalde de Xeresa, Ciprià Fluixà (PP), que le condenan a un año de prisión, ocho de inhabilitación especial para ejercer un cargo público, dos años de inhabilitación para profesión y oficio, y multas que ascienden a 460.000 euros, por un delito de prevaricación medioambiental y otro contra el medio ambiente. La Audiencia paraliza la sentencia "en tanto no se resuelva por el Gobierno la petición de indulto" que el primer edil ha trasladado al Ministerio del Interior. Fluixà también ha presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional. El propio Fluixà fue quien comunicó ayer la decisión de la Audiencia, y manifestó su confianza en lograr el indulto.

El Supremo, en una sentencia hecha pública el pasado mes de septiembre, consideró a Fluixà responsable de autorizar, entre 1995 y 1998, aterramientos en unas parcelas calificadas como "no urbanizables protegidas" y "marjalería". Los vertidos en la zona de alto valor ecológico incluían escombros y otros productos inertes como vidrios, plásticos, neumáticos, muebles, chatarra y elementos tóxicos. La decisión de la Audiencia deja en suspenso la ejecución de la condena, por lo que Fluixà seguirá como alcalde hasta que el Consejo de Ministros resuelva si lo indulta o no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50