Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos reclaman a Junta y empresarios un cambio de estrategia en el sector aeronáutico

Comisiones Obreras y UGT presentan un plan para ayudar a las industrias auxiliares

Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras presentaron ayer un documento en el que se recoge la estrategia que, en su opinión, debe aplicarse para que Andalucía rentabilice las inversiones en el sector aeronáutico. La comunidad tendrá un importante papel en la construcción de los aviones A-400M y A-380. Los sindicatos pidieron a la Junta y a los empresarios que rediseñen sus planes. A la Administración autonómica le demandaron que cambie su política de ayudas con la idea de destinar más recursos a la industria auxiliar y menos a las industrias cabecera como EADS-CASA o Gamesa.

Ambos sindicatos aseguraron que no quieren "entrar en confrontación" con el Gobierno andaluz y los empresarios e hicieron hincapié en que su idea es reclamar una "estrategia global" que permita a la comunidad ser un referente europeo en el sector aeronáutico.

En un documento de 14 paginas, titulado Propuestas para superar las dificultades del sector aeronáutico en la comunidad, UGT y CC OO dan la voz de alarma sobre la "crisis" que atraviesan las empresas auxiliares (una veintena), que dan empleo a unos 1.500 trabajadores.

Las centrales quieren que se tomen medidas para evitar situaciones como la de la empresa sevillana TGA, en la que sus 205 empleados no cobran sus salarios y cuyos propietarios están "en fuga", señaló el secretario regional de UGT Andalucía, Manuel Pastrana.

El dirigente de UGT expresó su temor acerca de que las expectativas creadas por la implicación de las factorías andaluzas en los proyectos de los aviones A-380 y A-400M "terminen siendo una cortina de humo que se vaya de las manos".

Sin pancartas

Pastrana subrayó que las propuestas de los sindicatos no nacen con la vocación de buscar la confrontación, sino de buscar soluciones al sector. Añadió que los sindicatos mayoritarios se comprometen a "que las cuestiones laborales no puedan ser utilizadas como freno para el sector" y que dejarán "las pancartas" para sumarse a los esfuerzos de todas las partes implicadas en los proyectos aeronáuticos.

En el listado de reclamaciones, los sindicatos exigen al sector financiero una mayor implicación. En este sentido, solicitan a la Administración autonómica la firma de convenios con las cajas andaluzas para establecer vías de financiación preferencial para las empresas, así como ayudas a la formación profesional y programas de investigación.

UGT y Comisiones Obreras también piden al Gobierno autonómico que "ponga orden" en las ayudas que concede al sector y que desvíe parte de las ayudas que concede a las empresas cabeceras EADS-CASA y Airbus a las empresas auxiliares para que éstas puedan hacer frente a planes de investigación, formación y empleo.

El secretario general de la Federación Minerometalúrgica de CC OO, Roberto Carmona, lamentó la falta de "una política global para el sector". Desde las filas de UGT, Ramón Díaz, señaló que el documento debe ser interpretado como "el deseo de aunar voluntades, alternativas concretas y viables".

Díaz advirtió de que si el sector no arranca la responsabilidad final será de los empresarios. "Sería una auténtica barbaridad que también este sector terminara yéndose por la inoperancia de los que tienen que ponerlo en marcha, que son los empresarios", afirmó. Los sindicatos trasladarán sus propuestas a los empresarios, a las cajas andaluzas y al consejero de Empleo, José Antonio Viera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2003