LA POSGUERRA DE IRAK

El 80% de los iraquíes no se fía de las fuerzas de ocupación y quiere su propia democracia

Una encuesta dirigida por la Universidad de Oxford refleja el recelo contra los extranjeros

Los iraquíes no se fían ni un pelo ni de las fuerzas de ocupación de EE UU y del Reino Unido ni de la autoridad provisional de la coalición, y tampoco mucho más de la ONU. Confían en sus líderes religiosos, pero apuestan por la democracia o por un líder fuerte iraquí para gobernar el país antes que por un Gobierno de clérigos. Creen que lo mejor que les ha pasado en los últimos 12 meses es la caída de Sadam Husein, y lo peor, "la guerra, los bombardeos y la derrota". Éstos son algunos de los datos obtenidos en la primera gran encuesta a escala nacional que se realiza en Irak.

Más información

Llevada a cabo por las universidades de Bagdad y Dohuk bajo la dirección y supervisión del departamento de Sociología de la Universidad de Oxford, la encuesta se ha realizado entre 3.244 iraquíes de más de 15 años en todas las regiones habitadas del país en conversaciones en privado entre encuestados y encuestadores, ciudadanos locales entrenados específicamente para llevar a cabo la consulta.

Los iraquíes son pobres (más de la mitad vive con menos de 83,4 euros al mes y uno de cada cinco ingresa menos de 41,7 euros al mes), pero se consideran bastante felices y son optimistas: a pesar de las penalidades de los últimos 20 años, tienen un índice de satisfacción de 5,7 puntos sobre 10, no tan lejos de la media de 6,8 del World Value Survey para 71 países y muy por encima del 3,7 de Moldavia o el 4,0 de Ucrania. Pero son también desconfiados y conservadores: casi el 90% cree que hay que tener mucho cuidado al relacionarse con los demás y lo más importante en sus vidas es la familia (citada por el 98% de los encuestados), la religión (94%) y el trabajo (83%).

Al 60% no les interesa la política; el 43% nunca hablaría de política; el 69% jamás iría a una manifestación y el 77% no ingresaría en un partido político. Aunque sólo el 27% está seguro de que iría a votar, un 40% se considera indeciso al respecto.

La encuesta parece indicar que los iraquíes confían, sobre todo, en ellos mismos, y desconfían de lo que viene de fuera. Casi el 70% confía en los líderes religiosos iraquíes, y el 54%, en los líderes locales de su comunidad. Están divididos casi al 50% acerca del nuevo Ejército iraquí, la policía, los medios de comunicación iraquíes, el Consejo de Gobierno iraquí y los ministros en Bagdad, en orden descendente de confianza. Y recelan de la ONU (65,4%), de la autoridad provisional de la coalición (73,4%), de los partidos políticos (77,7%) y de las fuerzas de ocupación de EE UU y el Reino Unido (78,8%). En este último caso, un 56,6% dicen que no confían nada en absoluto.

A pesar de esa desconfianza, lo mejor que les ha pasado en los últimos 12 meses ha sido la caída del régimen de Sadam Husein (42,3%); la mejora o reanudación de la educación (15,7%); algún evento familiar (11%); una vida mejor (9,6%) o la libertad (7,8%). Lo peor han sido la guerra; las bombas y la derrota (35,1%); la muerte de un ser querido (13,6%); otros asuntos personales (9,6%) o la pérdida de seguridad (8,4%). Lo mejor que puede pasar el próximo año es que haya paz y estabilidad (40,2%), y lo peor, que haya inseguridad y caos (36,2%).

El 69,3% se declara muy de acuerdo en que lo que ahora necesita el país es democracia, pero el 53,6% está también muy de acuerdo en la necesidad de un líder fuerte iraquí; el 30,8%, un gobierno con mayoría de líderes religiosos, y el 30,3%, un Gobierno de tecnócratas iraquíes. Si han de elegir una sola opción para los próximos 12 meses los encuestados se decantan por una democracia iraquí (35,1%); un líder iraquí fuerte (29,3%); un gobierno mayoritariamente religioso (12%); el Consejo de Transición Iraquí (8,3%), tecnócratas (5,9%); un Gobierno de transición de Naciones Unidas (5%); un grupo de líderes iraquíes fuertes (3%); la autoridad provisional de la coalición (1,1%) o un gobierno de militares iraquíes (0,3%). A cinco años vista, el 42,7% se inclina por la democracia, y el 30%, por un líder iraquí fuerte.

El 84% está de acuerdo o muy de acuerdo con que "la democracia puede tener sus problemas, pero es mejor que cualquier otra forma de gobierno". Sólo el 25% opina que las democracias no son capaces de mantener, y menos del 5% considera que es un sistema occidental que no funcionaría en Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 01 de diciembre de 2003.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50