Caruana prevé una "desaceleración" suave de los precios de la vivienda

El importe medio de las hipotecas creció un 17,7% en agosto

La sobrevaloración de la vivienda en España tiene más posibilidades de corregirse con una desaceleración progresiva que de forma brusca. Éste fue el pronóstico que lanzó ayer en el Senado el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, que detecta una "suave desaceleración" en el ritmo de construcción. Según Estadística, el importe medio de las hipotecas inmobiliarias creció un 17,7% en agosto, hasta alcanzar los 116.217 euros.

El "brusco ajuste" del que avisaba el Banco de España hace unos meses se convirtió ayer en una "progresiva desaceleración" en palabras de su gobernador. Más tibio que otras veces, Jaime Caruana negó que exista una burbuja inmobiliaria y consideró "perfectamente posible" que la normalización del sector se produzca poco a poco. "Esto no indica que no haya que seguir vigilantes", apostilló.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Senado, Caruana admitió que la adquisición de viviendas ha mantenido un ritmo "muy vivo" en el tercer trimestre. Por este motivo, el endeudamiento de los hogares y los precios de los pisos han continuado en los niveles de los meses anteriores. No obstante, añadió: "Los indicadores más inmediatos apuntan hacia una suave desaceleración, que tiene su origen en el tramo de la construcción privada no residencial".

Caruana no percibe riesgos en el sistema financiero ante el elevado endeudamiento de las familias. El responsable del Banco de España esgrimió los bajos niveles de morosidad de bancos y cajas y aseguró que el sistema financiero español es solvente, aunque de nuevo recomendó: "No hay que bajar la guardia aquí".

Precisamente ayer se conocieron los últimos datos oficiales sobre las hipotecas en España. El importe medio de éstas creció un 17,7% el pasado mes de agosto respecto al mismo mes de 2002, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, la cantidad por la que los españoles se endeudaron en cada hipoteca ha crecido casi un 18% en el último año, hasta 116.217 euros. Mientras, la cantidad de créditos suscritos cayó un 1,8%.

Si se observa sólo la evolución de 2003, en los ocho primeros meses el importe medio de los créditos aumentó un 11,8%, y el número de fincas hipotecadas, un 9%. En total, las entidades financieras han prestado un 21,81% más de capital que entre enero y agosto de 2002, hasta 6.234,4 millones de euros.

Crecimiento superior al 2,3%

El gobernador del Banco de España vaticinó que la economía española cerrará el año 2003 con el avance del 2,3% del PIB previsto por el Gobierno "o incluso algo más elevado", algo que parece factible tras los últimos indicadores conocidos. En el tercer trimestre, el PIB aumentó un 2,4%. Y para 2004 también consideró coherente alcanzar la previsión oficial del 3%.

Como aspectos de la economía española que "se deben mejorar", el gobernador del Banco de España citó la inversión en bienes de equipo (la más ligada a la producción de las empresas) y las exportaciones. Ambos capítulos han registrado una evolución negativa en los datos de crecimiento económico del tercer trimestre del año, que el INE ha hecho públicos esta misma semana. Frente a las carencias en estos dos apartados, la economía sigue descansando en el empuje del consumo y en la construcción, algo que Caruana espera que se vaya corrigiendo a medida que se recupere la economía internacional.

Otro de los elementos a los que hay que prestar atención es el nivel de los precios. El gobernador indicó que los costes laborales españoles crecen más que los de la zona euro, por la baja productividad y el aumento de los salarios. Y se mostró contrario a las cláusulas de revisión salarial (permiten mantener el poder adquisitivo de los salarios cuando la inflación se desvía por encima de lo previsto). Pero no toda la responsabilidad reside en la parte laboral. Caruana también mencionó "las ampliaciones de márgenes en algunos sectores", es decir, el aumento de los beneficios empresariales en ciertos mercados.

Con la evolución actual de la economía española, que prevé cerrar este año con un superávit público de medio punto frente al equilibrio previsto, Caruana abogó por trasladar ese excedente también a 2004. El próximo ejercicio está presupuestado, en principio, con las cuentas a cero, pero el gobernador cree "conveniente" lograr un superávit similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de noviembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50