Las víctimas catalanas del terrorismo dicen que el PP "usa" a los afectados

En Cataluña hay 400 familias en las que algún miembro tiene secuelas de atentados

La ACVOT se constituyó como organización independiente de la Asociación Española de Víctimas del Terrorismo (AVT) el pasado junio por divergencias en sus objetivos. "Creemos que nos tenemos que dedicar a ayudar a las víctimas y darles apoyo psicológico, jurídico y económico, y no opinar sobre cuestiones políticas, que son cuestiones personales", explicó Manrique. El presidente de esta asociación lamentó que desde febrero pasado no reciben ningún tipo de subvención de la Administración porque son transmitidas a través de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, que "parece estar en manos de un solo partido", agrega Manrique.

Manrique, que fue herido en el atentado de Hipercor, recordó que en Cataluña hay unas 400 familias víctimas del terrorismo, de las que unas 80 son vascas. "Estamos en contra de cualquier acto terrorista, y por eso en nuestra asociación, además de las víctimas de ETA [el 82% de las que constiuyen la ACVOT], también acogemos a los afectados por el GRAPO, la extrema derecha o Terra Lliure, entre otros", explicó.

Afectados de a pie

Esta asociación considera que la Administración debería centrarse más en el sufrimiento de los afectados "de a pie", y no conceder todo el protagonismo a las víctimas políticas. "Cuando algún afectado por un atentado llama al Ministerio del Interior le derivan directamente a nosotros, pero no nos conceden ayudas para hacernos cargo de ellos", subrayó Manrique, quien se ha entrevistado con todos los líderes políticos catalanes para expresarles su necesidad de apoyo. A lo largo de los últimos meses, esta organización ha pedido ayudas a diversas administraciones. "En teoría, cuando una persona sufre un atentado recibe todo el apoyo, pero después viene la triste realidad y lo dejan solo, porque cada uno tiene sus propios problemas", añadió el presidente de ACVOT, quien lamentó que haya personas que reciban dinero para visitar a famliares presos por delitos de terrorismo, mientras que "muchas víctimas de atentado no reciben ayudas".

Josep Maria Fuster, responsable de los servicios jurídicos de ACVOT, explicó ayer que la labor de la asociación es solventar los problemas cotidianos que tienen los afectados, como "el reconocimiento de incapacidad laboral, las secuelas psicológicas o el pago del alquiler a familias han perdido en un atentado a la persona que era su soporte económico".

En el acto de ayer se presentó también el himno de la asociación, compuesto por Jordi Mendez, hijo de una víctima del atentado de Hipercor, y su compañera Pilar Gil. Por su parte, Sara Bosch, psicóloga especialista en atención a las víctimas de atentados terroristas, recordó que "la casuística del terrorismo es muy compleja" y que hay que conceder más atención a las secuelas psicológicas que padecen los afectados. "A veces este sufrimiento surge en el momento del atentado, pero hay personas a las que les empieza a afectar pasado un tiempo de la explosión, y esto hay que tenerlo en cuenta". La ACVOT celebró ayer la primera asamblea como entidad autónoma de la AVT, en la que se explicaron las gestiones realizadas desde junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de noviembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50