Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan estratégico aspira a hacer del litoral el motor del desarrollo de Málaga

Un grupo de urbanistas propone un nuevo ensanche frente al muelle de Heredia

Málaga ha crecido tradicionalmente de espaldas al mar y el símbolo de ello es la verja que en el centro de la ciudad separa el puerto del casco urbano. Imbricar la cultura del mar y apostar porque el litoral se convierta en el "gran impulsor del desarrollo" de la ciudad es una de las estrategias principales por las que Málaga debe apostar en el futuro. Así lo entienden los expertos que han participado en los debates de la II Fase del Plan Estratégico de la ciudad.

El uso ciudadano de los muelles del puerto es una ansiada aspiración ciudadana que se arrastra desde hace casi una década y que lleva dos años en su etapa final, aunque sin terminar de salir del dique seco. Esta semana ha habido un acto muy significativo, organizado por el propio Ayuntamiento: un grupo formado por los arquitectos Salvador Moreno Peralta y Ángel Asenjo, y el ingeniero José Alba ha presentado una propuesta sobre el plan del puerto que incluye "empezar desde el principio" el destino preciso de cada zona y un nuevo ensanche de la ciudad frente al muelle de Heredia, incluida la dársena del muelle 4.

En paralelo, entre las conclusiones principales del plan estratégico, los expertos consideran que es necesario hacer una planificación ordenada de todo el litoral malagueño, para crear una imagen unitaria y estructurada de la costa en su conjunto. La capital malagueña debe aspirar a jugar un papel aglutinador de la franja que va desde Nerja hasta Estepona. En este sentido, en la estrategia de futuro se considera vital la mejora de la movilidad y el transporte en el litoral, así como las conexiones con el interior.

Juan Ramón Casero, concejal de Urbanismo de Málaga y vicepresidente de la entidad municipal que desarrolla el Plan Estratégico, la Fundación Ciedes, entiende que "es necesaria la voluntad política para superar una historia de municipalismo, para que Málaga sea el núcleo central de esta área metropolitana". Casero advierte que, además, hay que "recuperar el mar en la cultura de la ciudad", así como elementos singulares como el Peñón del Cuervo, los Baños del Carmen y algunas playas naturales. En algunos casos, estos proyectos se vienen arrastrando desde hace años. La apuesta pasa, además, por la creación de nuevos puertos deportivos, aunque la única actuación impulsada por el Ayuntamiento, la denominada Marina de Arraijanal, se ha encontrado con la oposición de la Junta, por su fuerte carga residencial.

La franja litoral, según las conclusiones extraídas por los expertos que han participado en este foro, debe ser el inductor de un nuevo tejido industrial que complemente el sector turístico. En todo caso, cualquier actuación debe tener como bandera la sostenibilidad y la calidad ambiental. Casero dice que otro de los objetivos del plan es plantear la creación de un Observatorio Europeo del Mediterráneo que tenga su sede en Málaga, para que sea el "polo director de la costa" y lidere el mar de Alborán en sus dos orillas, también la de Marruecos, ejerciendo el liderazgo de la zona y como nexo de unión con los países del Magreb.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 2003