La Fundación Godia se queda con el edificio de Enciclopèdia Catalana

Metrópolis y Fernando Conde cerraron la operación dos semanas antes de los comicios

El grupo Godia ha adquirido el edificio sede de Enciclopèdia Catalana al concretar la opción que en su día formalizó la firma Metrópolis por 22,6 millones de euros. Los Godia convertirán el edificio -la casa Garriga Nogués, obra del arquitecto modernista Enrique Sagnier Villavecchia y situada en la calle de la Diputació de Barcelona- en la sede de la Fundación Francisco Godia, propietaria de uno de los fondos de arte privados de mayor valor en España.

El grupo familiar Godia, controlado por Carmen Godia, hija del industrial y mecenas Francisco Godia, ha adquirido el edificio por medio de su filial Dopplette. La venta se formalizó dos semanas antes de las elecciones autonómicas del 16-N entre la firma de inversión Metrópolis, dirigida por Josep Maria Xercavins, que representaba a los Godia, y el broker Fernando Conde en representación de Enciclopèdia Catalana.

La decisión de vender el edificio corresponde a Agustí Montal, empresario textil y ex presidente del FC Barcelona, que preside el Consejo de Administración de la sociedad mercantil Enciclopèdia Catalana. En el mismo Consejo de Administración de la empresa editora destaca la presencia de Carles Sumarroca (hijo), primer ejecutivo del grupo Emte, que fundó su padre, Carles Sumarroca, miembro histórico de Convergència Democràtica de Catalunya. La empresa editorial es propiedad de Fundació Enciclopèdia Catalana, cuyo patronato está presidido por Raimon Carrasco, hijo del fundador de Unió Democràtica, Manuel Carrasco i Formiguera, fusilado por las tropas franquistas, tras la entrada de los nacionales en Barcelona al finalizar la Guerra Civil.

En el mismo patronato de la fundación figuran otros nombres estrechamente vinculados al nacionalismo, como Josep Pujol Ferrusola, hijo del todavía presidente de la Generalitat, Jordi Pujol; Gabriel Ferrater, rector de la Universitat Oberta de Catalunya; Josep Lluís Vilaseca Fontanet, hijo del presidente de Agrupación Mutua, y el prestigioso profesor de historia económica Francesc Cabana.

Dopplette comunicó ayer que tiene intención de destinar una parte importante del inmueble a la nueva sede de la Fundación Francisco Godia (véase EL PAÍS del 31 de octubre de 2003). Este patronato fue creado en 1999 para contribuir a la divulgación del legado de Godia, que fue presidente de SA Cros y compaginó una brillante carrera como industrial con su afición a las carreras automovilísticas y a coleccionar obras de arte. La Fundación Godia, que ahora tiene su sede en un piso de la calle de València, concentra un importante fondo de arte amasado por los Godia, con piezas únicas como el retablo gótico de Torroella de Montgrí, obra de Llorenç Saragossa, y óleos de artistas de la etapa de las vanguardias, como Ramon Casas y Santiago Rusiñol.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS