OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Viviendas vacías

Ni mucho menos hay las viviendas desocupadas que a veces se dice y de cuyo inflado e irreal número se está haciendo un amañado mito. Todas las encuestas y prospecciones al respecto realizadas por entidades independientes y solventes en diversas comunidades autónomas muestran que, de ese esgrimido número de viviendas deshabitadas, sólo una parte menor lo estaban en efecto.

Han advertido acerca de ello expertos competentes, como el catedrático de Sociología Urbana Jesús Leal, incluso en la prensa de manera muy destacada (véase, por ejemplo, EL PAÍS de 23 de marzo de 2003). En la Comunidad de Madrid, los estudios e investigaciones sobre esta cuestión, como los que ha llevado a cabo la empresa Demoscopia de manera rigurosa, revelan que se hallaban, en realidad, habitadas el 32% de las viviendas que se daban como vacías en esas grandes cifras de las que se afirma que estaban en desuso. Un 40% se encontraba en proceso de venta o de alquiler, y sólo el 28% restante permanecía en una situación real de desocupación, pero, por una muy heterogénea serie de motivos diversos.

Aparte de que hay un dato absolutamente esencial en todo esto y que se escamotea en el mito de las viviendas vacías: las que se encuentran, efectivamente, en esas circunstancias, ¿son las mismas que las que estaban así hace un año, dos años, tres años...?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de noviembre de 2003.