Crónica:RUGBY | Copa del MundoCrónica
i

Nueva Zelanda arrolla en el duelo de los más jóvenes

Nueva Zelanda pasó por encima de Francia, 40-13, y consiguió el tercer puesto de la V Copa del Mundo. Tras dominar ya en el descanso, 14-6, sólo permitió acercarse en el marcador al comienzo de la segunda parte a un equipo francés con demasiados hombres nuevos, 13. El duelo de los más jóvenes, derrotados en semifinales por las más expertas Australia e Inglaterra, que juegan mañana la final, sólo tuvo el color negro de los All Blacks. Los Wallabies no les dejaron hueco y les quitaron el balón el sábado pasado, pero los también decepcionados franceses fueron incapaces de frenarles ayer. El orgullo neozelandés fue mucho mayor. Los dos ensayos de la primera parte ya indicaron que el haka, la impresionante danza guerrera que les motiva antes de los partidos, les impide perder un ápice de fe.

Más información

El medio apertura Spencer, que sólo apareció una vez ante Australia, abrió los dos primeros caminos esta vez para que ensayaran el segunda línea Jack y el tres cuartos ala Howlett, que se quedó muy solo en el torneo al no recuperarse el gran centro Umaga, cuyo concurso de veterano quizá hubiese dado más guerra a Australia en la semifinal. Francia apenas pudo contestar con un golpe y un drop -botepronto- que pasó el nuevo medio melée Yachvili, sustituto del capitán Galthié, retirado ya del rugby y que incluso regresó a Francia por la muerte de un tío.

El equipo del gallo, sin embargo, superado en velocidad y juego dinámico, aprovechó la relajación all black tras el intermedio para lograr un ensayo del alero Elhorga que casi igualaba todo, 14-13. Pero fue un espejismo. En cuanto la máquina atacante neozelandesa se volvió a poner en marcha se acabó todo. Los 44 placajes fallados por Francia fueron significativos de su impotencia, al revés que Australia, para parar al rival. En sólo ocho minutos, cayeron tres ensayos más: del otro ala, Rokocoko -que no hizo olvidar, ni mucho menos, a Lomu-, del capitán y tercera línea Thorne, y del zaguero Muliaina. El 35-13 aún se aumentó con otra marca no transformada a falta de dos minutos del tercera línea Holah. Para completar la exhibición anterior de juego abierto, el broche final fue de delantera, con un maul -agrupamiento- precioso tras ganar un saque de lateral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de noviembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50