Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azkuna baraja endeudarse para pagar un posible traslado a la torre de Abandoibarra

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, baraja recurrir a un endeudamiento para trasladar parte de las oficinas municipales a la futura torre de Abandoibarra. Azkuna confirmó ayer que se encargará un estudio de viabilidad de la operación, con la que el consistorio unificaría en un solo edificio los principales servicios de atención al ciudadano. El rascacielos, cuya construcción se mantiene tras la renuncia en julio de la Diputación, aún no tiene inquilinos, aunque ya se ha conocido el interés de empresas como Iberdrola o inmobiliarias como Vallehermoso o Metrovacesa.

El Ayuntamiento bilbaíno, según el planteamiento del alcalde, ocuparía sólo los primeros pisos de la torre, que tendrá 33 plantas y una altura de 150 metros. "Me hace mucho ilusión que los bilbaínos puedan ir a resolver sus asuntos a uno de los mejores sitios de Bilbao y que no se les maree a unos en el Campo Volantín, otros en Gran Vía y otros en Rebatirte", dijo. La propuesta de Azkuna incluye que el actual edificio consistorial se dedique a actos protocolarios y visitas.

El primer edil aseguró que el proyecto de traslado, si se confirma, se materializaría al final del presente mandato, en 2007. Azkuna, que también es presidente de la sociedad Bilbao Ría 2000, que gestiona el plan global de Abandonaba, ya dijo que las obras de la torre no comenzarán antes de dos o tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2003