El legado de Rato y la política económica de Rajoy

Las jornadas plantean el futuro (Competitividad en una economía globalizada: España 2003-2004), pero el vicepresidente primero y ministro de Economía, Rodrigo Rato, se extendió mucho más en el pasado. En los casi ocho años en los que él ha estado al frente de la economía del país y en los logros conseguidos. Faltaría más. Tampoco le tocaba hablar ayer, porque era el día de la oposición; pero por razones de agenda (sale hoy a Canadá) se coló en la jornada inaugurada por Zapatero, en la que se dio cumplida memoria de la recientemente desaparecida Flora Peña, organizadora durante años de estas jornadas.

Así que Rato habló del recorte del paro, de la separación de fuentes en la Seguridad Social, del déficit cero, de que la deuda está por debajo del 52% del PIB, de la reducción de la burbuja bursátil... Otras burbujas no se mencionaron. Y después de más de medio discurso sobre el pasado, que a muchos les sonó a despedida, el vicepresidente se ajustó al programa. Para que nadie tuviera dudas de que es un hombre de partido, citó nada menos que en cuatro ocasiones al que fuera su rival a la candidatura del PP, "el secretario general, Mariano Rajoy", y a él se refirió al abordar el programa económico del PP.

Y Rajoy ha dicho que el objetivo primordial es llegar al pleno empleo. Rato lo repitió: "Es la base de nuestra política económica". Uno de los objetivos, para ello, es reformar la negociación colectiva, algo que encomendó a empresarios y sindicatos y que considera tan importante que, si se produce, "podría dejarse para más tarde, la nueva reforma laboral".

Aunque adelantó que no iba "a hacer oposición a la oposición", dada su condición de infiltrado en la jornada, no pudo evitar lanzar sus típicos mandobles al PSOE. Primero con la crítica por los resultados de Cataluña, donde a su juicio han provocado el avance nacionalista con un mensaje equivocado. Después en la respuesta a Zapatero sobre la productividad.

Rato afirmó que éste no es un elemento que deba tenerse "tan en cuenta como otros" porque cuando ha crecido ha sido a costa del aumento del empleo. Luego remató que la política, que, por supuesto, representa Rajoy "ha permitido a España crecer por encima de la media de la UE en los últimos nueve años y estar ahora en mejores condiciones para seguir creciendo en el futuro". También hizo hincapié en la necesidad de que las comunidades autónomas no se salgan del control del gasto para mantener la estabilidad presupuestaria.

La evolución de la competitividad de la economía española está siendo "satisfactoria", concluyó Rato, aun cuando reconoció que se deben "acentuar los análisis para la reducción de los costes fiscales, administrativos y sociales". Si España está "muy lejos" de sus principales competidores en esta materia no es por culpa del Ejecutivo, sino porque las empresas no aprovechan los beneficios fiscales para invertir en innovación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción