Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de inclusión acelera la concesión del salario social

Las solicitudes del salario social tendrán una respuesta más rápida a partir de 2004. El consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, presentó ayer el I Plan Andaluz para la Inclusión Social (2003-2006), que introduce la novedad de dar respuesta a las peticiones de la renta mínima de inserción, el llamado salario social, en un plazo máximo de tres meses. El presupuesto del salario social para 2004 asciende a 40 millones de euros, lo que supone un incremento del 37%, y se concede a personas con muy pocos recursos. Esta renta equivale al 75% del salario mínimo interprofesional, que el año 2004 ascenderá a 460,20 euros mensuales.

El plan de inclusión social, que prevé inversiones de 2.465 millones de euros hasta 2006, fue aprobado ayer por el Consejo de Gobierno.El plan de inclusión abarca materias que afectan a varias consejerías, bajo la coordinación de la de Asuntos Sociales. Consta de 12 áreas de intervención y 224 actuaciones específicas y tiene previsto proyectos de fomento del empleo, vivienda, educación, inserción social, asistencia jurídica y ayudas económicas a los colectivos más desfavorecidos o con riesgo de exclusión social. Pérez Saldaña precisó que, aproximadamente, el 5% de la población andaluza se verá beneficiada por este plan, que no sólo está destinado a los más pobres, sino a quienes por una u otra razón pueden estar al borde de la marginalidad, ya sean discapacitados o drogodependientes.

Los programas para fomentar el empleo serán los que absorban la mayor parte del presupuesto del plan (678,9 millones de euros) y el objetivo es "guiar a estas personas" en el mercado laboral. En este punto, Saldaña defendió la mejora del marco jurídico de las empresas de inserción laboral.

A continuación se sitúa la partida destinada al salario social y el complemento para las pensiones no contributivas, asistenciales y de viudedad (344,5 millones). El plan prevé mejoras en las barriadas más deterioradas de las ciudades o partidas para la lucha contra el absentismo y el fracaso escolar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003