Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 44% de los jóvenes de 15 y 16 años bebe "masivamente", según un informe

La UE destaca que Madrid ofrece el alcohol más barato de Europa

Los adolescentes madrileños son los que más beben y abusan del alcohol de la Unión Europea. No son los que primero empiezan a beber (los de Dublín comienzan a hacerlo cuando aún son niños, a los 10 años), pero su contacto con las bebidas alcohólicas se inicia, de media, a los 13 años.

Con este panorama, dos de cada tres adolescentes de entre 11 y 15 años han tomado alcohol en el último mes y un 44% de los que tienen 15 y 16 "lo han consumido masivamente"; esto es "seis o más copas en una sola ocasión" en los últimos 30 días, según un informe elaborado por el Ayuntamiento de Londres en cooperación con otras 14 grandes ciudades europeas.

El estudio destaca que estos datos se explican porque el desempleo entre los jóvenes madrileños de 16 a 19 años es entre tres y siete veces superior al resto de capitales europeas; que comprar alcohol en Madrid es hasta un 80% más barato que en el resto de la Unión Europea, y que los servicios sociosanitarios con los que las autoridades madrileñas pretenden hacer frente a los abusos del alcohol entre la adolescencia "presentan un panorama complejo". Esto no significa, según el estudio, que falten recursos, sino que éstos no son accesibles a la población afectada o que las autoridades sanitarias no logran hacerles llegar las medidas de prevención y tratamiento deseadas.

Éste es el panorama dibujado por el informe Megapoles: los jóvenes y el alcohol, un extenso programa en el que 15 grandes ciudades europeas -Amsterdam, Atenas, Berlín, Bruselas, Copenhague, Dublín, Helsinki, Roma, Lisboa, Londres, Lyón, Madrid, Estocolmo y Viena- "trabajan juntas para compartir sus prácticas, políticas y experiencias en materia de salud pública de sus habitantes", según los autores del trabajo. El informe ha sido financiado con fondos de la Comisión Europea y han participado en él técnicos de todas las ciudades, aunque han sido los del Ayuntamiento Londres los que han capitaneado el trabajo.

El estudio Megapoles: los jóvenes y el alcohol nació en Estocolmo en 1997 ante "la preocupación por los cambios de patrones de consumo de alcohol entre los jóvenes, percibida en toda la Unión Europea".Los autores del estudio admiten la complejidad y dificultad de llevar a cabo un trabajo comparativo de estas dimensiones en unas ciudades que "agrupan al 10% de los 380 millones de habitantes de la Unión Europea". Un ejemplo: "Los datos sobre las consecuencias del consumo de alcohol, en particular los recogidos por las urgencias de los hospitales, son escasos, difíciles de consultar, incompletos o imposibles de comparar", ilustran los autores.

Pese a ello, el Megapoles: Los jóvenes y el alcohol es el mayor trabajo hecho a nivel europeo hasta la fecha y logra extraer conclusiones y recomendaciones para las autoridades sanitarias.

El estudio destaca varias recomendaciones para hacer frente al abuso del alcohol entre la juventud. Entre las de "alta eficacia demostrada", destacan "la aplicación firme de la edad mínima para el consumo", "la responsabilización a los vendedores que sirvan alcohol a personas en estado de embriaguez", la extensión de las pruebas de alcoholemia para los conductores y la aplicación de "impuestos más elevados para el alcohol; es decir, subir los precios".

Y es que los supermercados de Madrid son los más baratos del continente. Un tercio de cerveza cuesta aquí 0,49 euros, mientras que en Europa cuesta entre los 0,50 de Amsterdam y los 1,79 de Dublín. El precio medio en Europa es de 1,05 euros. La botella de litro de vodka les cuesta a los madrileños 7,65 euros. En el resto de Europa el precio va desde los 8 euros de Roma hasta los 45 de Oslo. El precio medio es de 19,34 euros.

Uno de los primeros puntos que analiza el trabajo es el desempleo en las ciudades estudiadas y su posible relación con el consumo de alcohol. Destaca en este punto la altísima incidencia del paro entre los jóvenes de 16 a 19 años que quieren trabajar en la región y no pueden. Un 30% de ellos no logra un empleo, cifra sólo comparable con el 24,5% de Lyón y muy por encima de Londres (12%), Amsterdam, Dublín y Estocolmo, 3%.

El estudio señala que "el abuso de alcohol tiene un impacto negativo sobre la capacidad del individuo para rendir en el trabajo y mantenerlo; los problemas con la bebida, por lo tanto, contribuyen a aumentar el desempleo". Pese a ello, los autores concluyen que "los jóvenes desempleados no necesariamente corren el riesgo de beber en exceso, pero aquellos que lo hacen sufren consecuencias más nocivas, como malnutrición y problemas financieros".

Beber a los 13 años

Respecto a la edad de inicio de consumo de alcohol, destaca Dublín (Irlanda), porque un 11% de sus niños de entre 9 y 11 años había bebido en los últimos 30 días. La edad de inicio en Madrid se sitúa entre los 13 y 14 años. Esto significa que los adolescentes madrileños, aunque no empiezan a beber antes que los europeos, sí lo hacen de una forma mucho más intensa en cuanto empiezan a hacerlo.

El estudio también analiza cómo perciben las respectivas sociedades el consumo de alcohol de sus jóvenes y cómo se refleja el fenómeno en los medios de comunicación. En Madrid, el botellón es el fenómeno más destacado que detectan los autores, ya que entre 1999 y 2001 era en la única ciudad donde existía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2003