Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre, Simancas y Fernández cierran la campaña animando a vencer la abstención

Derecha e izquierda se disputan el "puñado" de votos que les separa

Tras cinco meses de incertidumbre política con un Gobierno regional en funciones, la celebración de una comisión de investigación en la Asamblea por la traición de dos diputados socialistas a su partido y una nueva y dura campaña electoral, casi 4,5 millones de madrileños están llamados mañana a dar su veredicto. Anoche se cerró la campaña, dando paso hoy a la jornada de reflexión. Los líderes de los tres principales partidos, PP, PSOE e IU, pidieron a sus seguidores que voten en masa, conjurando así el temor a la abstención, e intentado arañar el "puñado" de votos que teóricamente les separan.

El socialista Rafael Simancas aprovechó el lema del PP -Garantía de buen Gobierno- para arremeter contra su contrincante: "El PP es garantía de un buen negocio para Romero de Tejada y compañía, y no de un buen Gobierno", dijo Simancas, que estuvo acompañado por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono. El candidato del PSOE reiteró, ante un auditorio de 10.000 personas reunidas en La Cubierta de Leganés, que "hay que desterrar" las mentiras del PP: "El domingo les vamos a dar una lección de dignidad y democracia, porque nosotros somos capaces de aceptar los resultados cuando nos van bien y cuando nos van mal.La decisión está en vuestro voto. Si votáis, ganáis. No votad contra nada ni contra nadie, votad a favor", concluyó.

Esperanza Aguirre, del PP, estuvo arropada por el presidente del Gobierno, José María Aznar; el secretario general del PP, Mariano Rajoy, y varios ministros en el cierre de campaña en el Rockódro-mo de la Casa de Campo (que no se llenó), ante 6.000 simpatizantes. Aguirre pidió por enésima vez el voto a "quienes en mayo votaron al PSOE y hoy están descorazonados". Insistió en que sus rivales no representan a dos partidos, sino a "una coalición que aún no ha explicado su programa", y aseguró que ella dirigirá un gobierno "de mano tendida". Se autoproclamó, 48 horas antes del escrutinio, "primera presidenta electa de una comunidad autónoma".

El candidato de IU, Fausto Fernández, pidió al millar de asistentes que acudieron al cierre de campaña: "Id a votar y llevad a a todos vuestros conocidos". Y a los cabreados les invitó a "desahogarse votando". Fernández aseguró en el Invernadero de Arganzuela que la izquierda toca ya la victoria con los dedos. Y se mostró convencido de que la izquierda mandará a la oposición "a la derecha que ha saqueado esta región".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2003