Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía niega ahora que un piloto del Yak-42 estuviese ebrio

Umit Cendek, el principal investigador turco del accidente del Yak-42 en el que murieron 62 militares españoles, rectificó ayer sus declaraciones del martes, en las que admitía que uno de los pilotos de la tripulación ucrania podría estar ebrio.

Cendek, alto cargo del Ministerio de Transportes de Turquía, declaró ayer a EL PAÍS que, con los datos en la mano, se trataba de una "información errónea". "De acuerdo con el informe oficial, ningún miembro de la tripulación había bebido alcohol", aseguró el responsable de la investigación del accidente en conversación telefónica mantenida desde Ankara.

"Ya dije ayer [por el martes] que hablaba desde Estambul y que no estaba en mi despacho", advirtió Cendek, quien la víspera había declarado: "Tal vez uno de los pilotos estuviese ebrio".

En su versión de ayer, el investigador turco precisó: "El informe oficial señala que sólo una azafata y dos soldados estaban ebrios cuando se produjo el accidente", el pasado 26 de mayo, cerca de Trabzon, en el norte de Turquía.

Cendek justificó su cambio alegando que "hacía mucho tiempo que no había revisado el informe". Sin embargo, dijo que no era posible examinar el texto del informe oficial sobre el accidente antes de dar por finalizada la conversación. "Mire, no puedo decirle nada más. Entiéndame, estoy muy ocupado", zanjó.

El funcionario hizo estas declaraciones tras recibir en su despacho al general español Francisco Sánchez Borrallo, quien viajó el martes a Ankara por orden del ministro de Defensa, Federico Trillo. También ayer visitó Ankara el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Antonio Moreno Barberá, quien se reunió con su homólogo turco.

Comisión de investigación

Por su parte, Burhan Cobanoglu, fiscal jefe de Maçka, la provincia próxima a la localidad de Trabzon donde se estrelló el Yak-42, declaró a la agencia estatal turca Anatolia que de los análisis de sangre efectuados a los restos de 21 de las víctimas sólo los de la azafata Gladka Yuliyan Olexandivna contenían una tasa de 353 miligramos de alcohol por decilitro de sangre. "Los restos del piloto Kutsenko Volodimir Mikolaiovitch estaban completamente carbonizados y no pudieron ser analizados", y los del copiloto Slatvinsky Serni Fedorovitch contenían trazas de alcohol etílico que "no provenían de una bebida alcohólica ingerida, sino de substancias químicas tras la explosión" del aparato, dijo.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Jesús Caldera, pidió de nuevo una comisión de investigación sobre el accidente del Yak-42 y advirtió de que, si el PP sigue impidiéndola, su partido la impulsará en la próxima legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003