Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La Carta de Barcelona

Es increíble la poca vergüenza y la desfachatez de alguna fuerza política que acusa al gobierno del Ayuntamiento de Barcelona de no cobrar las multas que por actos vandálicos y falta de civismo se suceden. Es indignante porque esta misma fuerza política es la que se opone sistemáticamente desde hace años a que se otorgue a esta ciudad una carta magna que dé más poderes precisamente para combatir este tipo de situaciones. De nada han servido las reiteradas visitas del alcalde y las promesas arrancadas.

Ahora, como es habitual en su política de enfrentamiento, pretenden sacar partido político del malestar social que ellos mismos han fomentado en esta ciudad y en muchas otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003