Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García Valdecasas reitera su rechazo a la reforma de los estatutos

La nueva ministra de Administraciones Públicas, Julia García Valdecasas, en su primera comparecencia parlamentaria reafirmó su rechazo a la reforma de los estatutos de autonomía. "No parece necesario ni mucho menos oportuno abrir un debate sobre reformas estatutarias que, en todo caso, exigirían un amplio consenso y un nítido respeto a los principios y contenidos constitucionales", dijo ayer en la Comisión de Justicia e Interior del Senado.

Su rechazo a las reformas estatutarias, en vísperas de las elecciones autonómicas catalanas, en las que todos los partidos, con la excepción del PP, plantean en sus programas electorales la reforma del Estatuto de Sau, generó la réplica de los senadores de CiU, Jordi Xucla; de Entesa Catalana de Progrés, Montserrat Duch; de Eusko Alkartasuna (EA), Inmaculada Boneta, y de Manuel Arjona, del PSOE. Los senadores reclamaron la revisión de los estatutos y la ampliación de competencias.

García Valdecasas argumentó que no existe "demanda social" en las comunidades autónomas, incluida Cataluña, para proceder a una reforma estatutaria. Acudió a las encuestas del Centro de Investigaciones Científicas (CIS), que señalan que las principales preocupaciones de la población son el paro, la inseguridad ciudadana y la vivienda, para argumentar su rechazo a las reformas. La ministra prometió la continuidad de la línea marcada por su predecesor, Javier Arenas. En este sentido estableció como prioridades:

-Completar el desarrollo competencial previsto en los diferentes estatutos de autonomía, ultimando los traspasos pendientes.

-Reforzar la cooperación. En este sentido, anunció la creación de una Conferencia Sectorial de Administraciones Públicas en el ámbito del ministerio.

-Construir el marco de actuación de las comunidades autónomas y el Estado en relación con los asuntos de la UE, teniendo en cuenta el proyecto de Constitución Europea.

Los senadores reclamaron, también la celebración del debate anual sobre el estado de las autonomías, que el Gobierno ha impedido que se celebre desde 1997.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de octubre de 2003